Dar un giro de carrera. Tomar un rumbo distinto

A veces llega la necesidad de cambiar la profesión. Ten en cuenta que requiere dedicación y tiempo para lograrlo
ILUSTRACIÓN: DANIEL RAZO. EL UNIVERSAL
25/01/2017
01:38
Mariana F. Maldonado
-A +A

Todo en la vida tiene fecha de caducidad, aunque unas cosas expiren antes que otras. Sin embargo, la carrera profesional no siempre se contempla como algo que ha de acabarse. ¿Para qué estudiar tantos años si se va a tener que hacer otra cosa diferente a la que se preparó? Seguramente ante la necesidad de tener que cambiar de giro, muchos profesionales se han hecho esta pregunta. Por desgracia, la vida no da tregua y antes de responderla está exigiendo resultados.

“Es algo que vemos cada vez más frecuente, no sólo en Latinoamérica, sino a escala mundial en muchas economías, el hecho de que las personas están intentando crear cosas nuevas o tengan que cambiar de carrera”, explica Fernanda Brunsizian, directora de comunicación de LinkedIn Latam.

Ya sea por lo globalizado del mundo o por la situación económica, cada vez las personas tienen más la necesidad de abandonar lo que antes hacían y emprender en un nuevo camino.

Por fortuna, realizar este giro hoy es mucho más sencillo de lo que era ahora.

“Las disciplinas no están aisladas, los profesionales son mucho más multidisciplinarios, así que es mucho más fácil hacer la transición de un lado a otro, es cada vez más común”, explica la especialista.

Sin embargo, por muy necesario que sea, un giro de esta naturaleza lleva tiempo, y si estás detectando que lo que haces tiene fecha de caducidad o está perdiendo el atractivo en el mundo laboral, necesitas empezar a prepararte para cambiar de dirección.

Busca las razones de fondo

Cuando estás pensando en tomar esta decisión, es necesario realizarte diversas preguntas. ¿Por qué quieres hacerlo? ¿Crees que esta nueva carrera va a hacer tu vida mejor? ¿Cuáles son los riesgos que existen?, recomienda a través de The Muse, Jenny Foss, una reclutadora que hizo un cambio radical de carrera al dejar el área de comunicación.

“Muchas veces haciendo este ejercicio te das cuenta que las cosas no son tan optimistas como pensabas o al contrario, te das cuenta de que el camino del cambio se hace cada vez más atractivo y toma más sentido”, asegura. El responder estas preguntas harán que este cambio tenga más claridad y dirección.

Linkedin realizó el ejercicio de preguntarle a varios atletas olímpicos cuáles han sido las claves que les han permitido dar un giro de carrera, debido a que el deporte forzosamente tiene una fecha de caducidad. Y ésta es una fecha de caducidad verdaderamente pronta que deja a los atletas muy jóvenes y —ahora ex atletas— en la necesidad de aplicar los conocimientos que tienen hasta el momento, sean deportivos o no, en otras disciplinas relacionadas.

Entre las claves que les ayudaron a ellos a realizar esta transición de la mejor forma fue, de inicio, aceptar la idea de que no necesariamente tendrían el puesto número uno en la nueva disciplina. Al menos no de inicio. Es decir, que tendrían que aceptar puestos de bajo rango o de menor liderazgo que la posición que sostenían como deportistas olímpicos.

“Ellos tuvieron que permitirse bajar de puesto, porque cuando uno va a cambiar el área, no tiene los conocimientos técnicos que la nueva disciplina tiene. No es fácil pero es muy necesario en este caso”, explica Fernanda.

Por supuesto, cuando se va a cambiar de giro de carrera se tiene que estar dispuesto a aprender la parte técnica y a echar mano de la habilidades de comportamiento que ya se han adquirido con anticipación.

Justamente estas habilidades cobran mucha importancia en este cambio, porque el tener una carrera profesional previa es una fuente de experiencia invaluable que en este nuevo cambio será oro molido.

Seguramente trabajar en equipo, manejar el fracaso o comunicarse entre áreas, saber escuchar, y en general, todas las habilidades relacionadas con el comportamiento, que a su vez están vinculadas con la inteligencia emocional, ya están mucho más desarrolladas que cualquier profesional que apenas empieza.

Elabora un plan

Al hacer este cambio, es importante establecerse una meta, porque esto hará visible el camino que se habrá que recorrer.

La pregunta obligada es, de donde estoy ahora a mi meta, ¿Qué tengo que aprender? Y a partir de esta detección de habilidades necesarias para desempeñarse en la nueva posición, hay que trazar un plan de cómo se va a lograr.

“Es como hacer un plan de negocios. Se necesita enlistar las acciones necesarias para lograr ese objetivo”, asegura la especialista de la red de profesionales Linkedin.

Haciendo esto te vas a dar cuenta que necesitas aprender un tercer idioma, que necesitas perfeccionar tu inglés, que requieres ciertas habilidades contables y financieras o que es necesario que aprendas a vender o a relacionarte con los clientes, por ejemplo.

Este es un ejercicio muy personal pero es recomendable que le pongas fecha a cada habilidad que necesites.

Calcula el tiempo que necesitas para aprenderla y a través de qué lo harás, sea curso, diplomado, taller, certificación, etcétera. Quizá necesitas un inglés nativo y una forma fácil de lograrlo es ir a vivir a un lugar donde se hable inglés. Este camino es muy individual pero es necesario trazarlo lo más detallado posible para hacerlo tangible.

Pero no sólo se trata de trazar metas y sueños, sino que como todo plan, necesita un seguimiento. Monitorea lo que estás haciendo para cambiar de giro, porque si no lo haces vas a perder la motivación.

“Establece recordatorios para darle seguimiento a las cosas cuando lo necesites. Si invertirás tiempo y energía para hacer que esto suceda, invierte también el tiempo y la energía necesaria para monitorear tu esfuerzo”, recomienda la especialista en The Muse.

Este giro de carrera, por más necesario que sea, necesita ser gradual. El peor escenario sería que abandonaras un trabajo para tomar el puesto en la otra área sin tener las competencias que se requieren para hacerlo, porque esto sólo te va a desmotivar o incluso puede afectar tu imagen profesional en el corto plazo.

Antes de fantasear...

De hecho, es recomendable que antes de dar el brinco te empapes de forma cercana en la nueva área para que compruebes que es a la que quieres llegar y si esta es realmente lo que te has estado imaginando.

Aquí no hay espacio para fantasías. Es necesario probar o al menos acercarse bastante a la nueva disciplina antes de dar el brinco, porque de no hacerlo este puede ser desafortunado para tu carrera.

“A lo mejor tienes una idea muy fantasiosa de la publicidad. Crees que pasarás todo el día utilizando tu creatividad haciendo campañas y al final la profesión no es como tú la imaginabas”, explica Fernanda. No sólo es necesario que te hagas una idea de la profesión sino también de cómo es el día a día de alguien que se dedica a ello. Quizá estás pensando que la vida de ese profesional está llena de glamour pero la realidad es muy diferente.

Es importante también pedir apoyo externo. Todos estos atletas que fueron entrevistados por Linkedin se apoyaron en mentores que les ayudaron a darles una opinión y a orientarlos sobre cuáles serían las direcciones más apropiadas que pueden tomar.

Estas personas que fungieron como guías eran admiradas por los deportistas y a su vez, conocían en gran medida la carrera profesional y las motivaciones de los atletas, lo que permitió que se sostuviera una buena retroalimentación sobre el giro.

A la hora de buscar tu primer trabajo

La hora de la verdad será cuando llegue el momento de pedir tu primera plaza en esta nueva área en la que vas a incursionar. Si bien no tienes experiencia técnica en la nueva industria, sí tienes estas otras habilidades que son igual o muchas veces más valiosas que lo técnico. Las habilidades suaves, comportamentales o de inteligencia emocional van a ser una de tus cartas más valiosas. Éstas son muy valoradas por las organizaciones y a la hora de tu primera entrevista necesitas dejar claro que tú las tienes.

“Tienes que mostrar que estás consciente de que estás cambiando de área, de que tienes un desafío técnico pero que en la parte comportamental estás mucho más avanzado. Siempre es mucho más fácil aprender la parte técnica que la comportamental”, asegura Fernanda. No evites hablar de la otra área, sino resalta estas habilidades y experiencia que tienes.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS