¡Cuidado! estos 10 errores van a llevarte a un fraude bancario

Los intentos de fraude a clientes de la banca se encuentran en una de las fases más críticas en los últimos años y uno de los argumentos de los bancos es que gran parte de la culpa es del usuario
19/07/2017
21:00
Antonio Hernández
Ciudad de México
-A +A

Los intentos de fraude a clientes de la banca se encuentran en una de las fases más críticas en los últimos años. Según las estimaciones de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) 2017 puede cerrar como el año con más quejas contra los bancos desde que se llevan registros en el país.

Uno de los argumentos de los bancos es que al momento que un cliente cae en un intento de fraude, gran parte de la culpa es del usuario. Te mostramos a continuación diez errores en los que puedes caer como usuario ante una llamada telefónica, correo electrónico falso o mensaje de texto a tu teléfono de manera sospechosa, entre otras prácticas.

1. Atender llamadas de bancos solicitándote datos o claves personales. Los bancos jamás te pedirán datos personales o claves de tus tarjetas o cuentas por teléfono. Cualquier llamada que recibas solicitándote información que pueda comprometer tu dinero debes colgarla de inmediato.

2. Abrir y contestar correos electrónicos sospechosos o mensajes de texto. Una institución financiera no te solicitará claves, números personales o cualquier otra información sobre tu tarjeta o cuenta a través de estos medios ni te pedirá que abras páginas de internet para que proporciones este tipo de información.

3. Descuidar tu tarjeta al momento de hacer pagos. Recuerda que con tu número de tarjeta y el código de seguridad (los tres dígitos que están al reverso) se pueden realizar operaciones a tu nombre. Jamás pagues un servicio si no estás presente en la operación y, en el caso de restaurantes, pide que lleven a tu mesa la Terminal Punto de Venta para que frente a ti se realice el cobro.

4. Tirar estados de cuenta a la basura. Suena absurdo, pero existen bandas especializadas en remover los desperdicios buscando documentación que tenga algún dato personal o financiero que ayude a cometer un fraude. Al momento de deshacerte de tus estados de cuenta o cualquier otro documento que tenga parte de tu información financiera, la recomendación es destruirla totalmente y de preferencia, hacer ilegible tus datos usando un bolígrafo o plumón de tinta permanente.

5. Prestar la tarjeta. Toma en cuenta que no estar al pendiente de tu plástico, es altamente probable que copien tus datos personales y financieros y puedan cometerte un robo.

6. No reportar robo o extravío. Si pierdes tu tarjeta, la olvidaste en el cajero o te robaron, los primeros minutos son cruciales para evitar un fraude en tus cuentas. Llama al número de atención de tu banco y reporta.

7. Tú llamas al banco. En prácticamente todas las operaciones, quien solicita un servicio, asesoría, producto o hace un reclamo a la institución financiera es el cliente. Lo más práctico es colgar cualquier llamada de un banco si no requeriste su servicio. Lo mismo aplica en operaciones en sus portales de internet. El usuario entra y realiza operaciones, nunca el banco te pedirá que proporciones información o que visites alguna página de internet.

8. Solicitar ayuda de extraños. Lamentablemente esto es muy común en adultos mayores que reciben algún pago en tarjeta. Por ejemplo, al llegar a un cajero automático confían en la buena voluntad de la gente para sacar su dinero.

9. Lugares sospechosos. Hacer operaciones por internet en lugares públicos aumenta altamente la posibilidad de ser víctima de fraude. Opta por realizarlo en casa, en tu red de internet y que tu equipo esté actualizado.

10. Tirar comprobantes de pago. Guarda por el mayor tiempo posible cualquier comprobante de pago que hayas hecho con tu tarjeta o en alguna compra por internet. No tener este documento puede ser la diferencia entre demostrarle a un banco que fuiste víctima de algún fraude u operación no reconocida.

Al incurrir en cualquiera de estos errores, es altamente probable que si te comenten algún fraude el banco considere que fue culpa tuya y el proceso para recuperar tu dinero sea largo y engorroso. En algunos casos, puede tomarte más de medio año que el banco reconozca que fuiste víctima de un fraude.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS