Blanchard pide a Banxico meditar sobre alza de tasas

Ex consejero del FMI afirma que las expectativas inflacionarias están ancladas; reconoce que la economía nacional se encuentra “en buen estado de salud”
Alejandro Werner, director del departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, y Olivier Blanchard, director de Investigación del organismo (con licencia), efectuaron un conversatorio. FOTO: ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL
12/05/2017
01:44
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

El Banco de México (Banxico) debe pensar muy bien antes de subir las tasas de interés porque las expectativas inflacionarias están bien ancladas, dijo Olivier Blanchard, quien fungió como consejero económico y director de Investigación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Yo no hablaría de hacer las políticas un poco más estrictas, creo que la política preferida sería ser un poco menos estricto, pero si el peso se siguiera depreciando lo pensaría dos veces en aumentar la tasa de interés”, dijo durante True Economic Talks.

Al hablar sobre el crecimiento y la política fiscal en México, advirtió que diría cosas que a lo mejor no iban a gustar, pero para disculparse hizo una analogía con lo que recomienda un doctor a su paciente.

“Si yo fuera un doctor diría que están en buena salud: conozco los fundamentos y el estado de la economía, y desde el punto de vista de la economía no van a escuchar nada nuevo porque hasta tengo un mensaje un tanto optimista”, bromeó al decir que le daba gusto que en ese momento no estuviera presente Agustín Carstens porque a lo mejor no estaba en lo correcto.

Pero lo importante es llegar a una conclusión y en su opinión hay espacio para dar “un tratamiento” al paciente desde el punto de vista fiscal y monetario porque como macroeconomista su deber es hablar de los riesgos que vienen del exterior y la forma en cómo lidiar con ellos.

Dijo que las expectativas de inflación en México están bien ancladas, por lo que no se ve un efecto de segundo orden que detener a modo de reacción. “En cuanto a los objetivos de inflación, no hay razón para restringir estas circunstancias; quizá se quiera evitar demasiada depreciación y restringir”, señaló.

Sin embargo, eso puede desestabilizarse si los bancos y las empresas no están apalancándose y se empiezan a mover en este efecto ambivalente.

“Puntos a enfocarse: en la parte fiscal, con la consolidación fiscal, monetaria y los efectos del exterior con las tasas de interés y los aumentos, que nos preguntamos si son justificados, y la inflación”, señaló.

En el caso de México, enfatizó que el sistema bancario es muy robusto y no se sufre mucho con los riesgos.

“Cuando el tipo de cambio se va a depreciar, déjenlo depreciar y mantenegan la política madura que tienen”.

Resumió el estado en que se encuentra México desde el punto de vista fiscal, monetario y financiero, y la resistencia de la economía ante el contexto externo complejo con la caída de los precios del petróleo y la nueva administración en Estados Unidos.

Al referirse a la incertidumbre sobre la parte de la relación con EU, dijo que es difícil predecir lo que va hacer, pero claramente va por más déficit y quizá el Congreso le siga el juego para bajar los impuestos y tal vez la Reserva Federal tendrá que subir otra vez las tasas de interés, y eso afectará a México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS