Hay indicios de súper cuenca petrolera: IHS

Región Tampico-Misantla albergaría 9 mil mdb de petróleo; volumen, similar al de reservas probadas actuales del país
24/03/2017
01:33
Noé Cruz Serrano
-A +A

[email protected]

La firma consultora IHS Markit, una de las importantes de Estados Unidos, detectó que la Cuenca Petrolera de Tampico-Misantla en México podría ser una de las 24 “súper cuencas” en tierra o aguas poco profundas del mundo.

Luego de realizar una investigación, cuyos resultados fueron dados a conocer recientemente, la firma especializada en temas de energía global reveló que en el área se han producido 7.4 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente, principalmente petróleo, y todavía es posible obtener hasta 9 mil millones de barriles de petróleo crudo, un volumen similar al de las reservas probadas actuales del país.

De ese total, 5 mil 200 millones provendrían de campos convencionales descubiertos, pues en Tampico-Misantla, IHS Markit identificó 23 horizontes de yacimientos convencionales con tres tipos de rocas maduras.

En una de ellas, es posible hallar depósitos de crudo y gas de esquisto o shale que podrían aportar otros 3 mil 800 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, “recursos técnicamente recuperables, de acuerdo con la evaluación de expertos de la consultora estadounidense sobre el potencial de petróleo de Tampico-Misantla.

El equipo de especialistas de la consultora que encabeza Carlos Pascual, ex embajador de Estados Unidos en México, sostiene que la cuenca Tampico-Misantla ha sido poco explorada porque, si bien hay un enorme interés de petroleras dedicadas a la exploración y explotación por invertir en la industria en costa afuera, “el potencial de tierra y a bajas profundidades en costas de México puede resultar enorme”.

“En la búsqueda de súper cuencas que ya han tenido producción, buscamos sitios en donde de acuerdo a nuestro criterio, existe una amplia infraestructura que permita que siga habiendo producción, y la cuenca de Tampico-Misantla se ajusta a la definición de súper cuenca”, señaló Robert Fryklund, jefe de estrategia de aguas arriba de la empresa IHS Markit, y uno de los autores del informe.

Esta cuenca ha estado produciendo petróleo desde la década de 1920 (el último descubrimiento en la zona fue en 1988) y “en muchos sentidos, esto puede reflejar un modelo de súper cuenca en América”, pues dispone además de múltiples depósitos y rocas madre, infraestructura de acceso a los diversos mercados y cadenas de suministro del sector servicios.

En la región “hay relativamente pocos descubrimientos de algo más de 100 millones de barriles”, pero la firma consultora estima que podrían hallar hasta 2 mil 500 millones de barriles en múltiples campos convencionales, aseguró Alejandra León, especialista del equipo de investigación y representante de IHS Markit en México.

La mayoría son propensos a ser reservorios relativamente estrechos que podrían beneficiarse de la perforación horizontal, añadió en entrevista con EL UNIVERSAL.

No obstante y a pesar de la promesa geológica, Fryklund detalló que, si bien el potencial de recursos es alto y podrían convertirse en reservas probadas, “su explotación no está exenta de desafíos significativos: la infraestructura del sector de servicio local podría requerir inversiones considerables, por lo que creemos que el capital de inversión está disponible si hay claridad en torno a la oportunidad de inversión”.

Subrayó que con una estructura de costos relativamente elevados de actividad de perforación horizontal, los términos fiscales vigentes, que rigen los derechos de Pemex (licencias concedidas a Pemex en Ronda Cero, o licencias de producción celebradas en el momento de Ronda Cero) en la Cuenca Tampico-Misantla, “son inadecuados para compensar los mayores costos asociados con las fases preliminares del desarrollo de depósitos estrechos”, denominados esquisto.

“El aumento de los recursos y capacidades más allá de Pemex es fundamental para el desarrollo de la cuenca”, manifestó León.

“El reto es aumentar el número de operadores calificados que inviertan en la cuenca y mejoren las condiciones fiscales”, añadió la especialista.

Carlos Pascual, vicepresidente de Energía Mundial de IHS Markit, comentó en el estudio que “la cuenca Tampico-Misantla podría ayudar a compensar un perfil de suministro de producción mexicana en caída en el corto y medio plazo, y traer grandes beneficios a los ingresos del gobierno, al sector de los servicios locales y para el empleo”.

“Tampico-Misantla ofrece una oportunidad a corto plazo que podría afectar positivamente a la economía mexicana en el entorno de precios actuales del petróleo”, dijo Pascual.

En la licitación 3 de la Ronda 3, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) incluyó 14 áreas contractuales bajo la modalidad de contratos de licencia. Estas áreas se encuentran localizadas en las provincias petroleras de Burgos y Cuencas del Sureste y, precisamente, la de Tampico-Misantla.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS