OCDE: Aún existen retos en materia de transparencia fiscal

Panama Papers, un ejemplo de los daños que causa la evasión, asegura el organismo
La estructuración de un nuevo esquema más inclusivo del Beps fue aprobado por los ministros de finanzas del G-20 y va a ser ratificado en Kyoto, en junio (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
30/05/2016
01:38
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

El escándalo que se suscitó con los Panama Papers demostró que pese a los avances en los últimos siete años en el establecimiento de sólidos estándares internacionales sobre transparencia fiscal, el velo del secreto sigue dañando a las comunidades mediante la ocultación de los ingresos para evadir impuestos o para cometer otros delitos financieros graves como el lavado.

Así lo estableció el director del Centro de Política Fiscal y Administración de la OCDE, Pascal Saint–Amans, en un documento difundido en vísperas de que el organismo celebre su tradicional evento anual en París.

El funcionario, autor del plan para combatir la evasión fiscal de multinacionales, conocido como Beps, dijo que nos encontramos en un momento crucial, pero falta mucho por hacer.

Aseguró que la presión sobre Panamá    muestra el impacto del trabajo que realiza la OCDE en materia de impuestos, pero es necesario avanzar.

Lo que sucedió con el caso de Panamá era una advertencia pública de que no hay deseo de bajar la guardia en los esfuerzos logrados, aseguró.

Una propuesta para la estructuración de un nuevo esquema más inclusivo del Beps fue aprobado por los ministros de finanzas del G-20 en su reunión de Shanghai en febrero de 2016, y va a ser ratificado en Kyoto en junio.

Para Saint-Amans, si tiene éxito, el esquema va a ser un paso importante para un sistema fiscal global sólido.

Con la colaboración del G-20 y la OCDE en el centro de la agenda internacional de impuestos, afirmó que existe la decisión de promover la mejora de las políticas fiscales.

Lista negra. Dijo que con este fin, el G-20 pidió a la OCDE establecer criterios para identificar las jurisdicciones no cooperantes para evitar que multinacionales erosionen la base fiscal de los países en donde operan y se lleven las ganancias a un lugar de baja imposición para pagar menos impuestos.

Hizo ver que la OCDE y el Foro Mundial, en colaboración con el Grupo de Acción Financiera Contra el Blanqueo de Capitales (GAFI), recibieron el mandato de la Cumbre del G-20 y la lucha contra la corrupción, para trabajar en la mejora de la disponibilidad de información sobre el beneficiario para garantizar la aplicación efectiva de la norma que permite a autoridades fiscales identificar a los verdaderos propietarios detrás de empresas fantasmas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios