El reto es que nadie se quede fuera de internet, dice Aspe

La subsecretaria dijo que sólo 45% de la población del país tiene acceso a la web
Mónica Aspe dijo que la reforma de telecomunicaciones permitirá mejorar la velocidad de acceso a la red a niveles promedio de los países de la OCDE (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
06/08/2015
01:37
Carla Martínez
-A +A

[email protected]

El gran reto para México es lograr conectar a quienes no tienen acceso a tecnologías digitales y estar en la vanguardia en materia de productividad, dijo Mónica Aspe, subsecretaria de Comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Uno de los grandes retos es que nadie se quede fuera, porque la tecnología no es hoy solamente porque nos gusten todo esto que vemos, los dispositivos y el mundo de los gadgets, sino porque realmente se ha vuelto una herramienta fundamental de acceso, incluso para garantizar nuestros derechos más fundamentales”, aseguró durante la Quinta Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de Información de América Latina y el Caribe.

Explicó que México se ha movido en rankings internacionales y ha superado a diversos países.

“Pasamos en la OCDE de ser el último lugar prácticamente en todos los indicadores que tenían que ver con tecnología, a superar ya a algunos países; en el caso del Foro Económico Mundial (WEF) nos movimos 10 puntos en el ranking de tecnologías”, precisó.

Sin embargo, a pesar de que una parte de la población educada está conectada en habilidades digitales y produce contenidos de tecnología, existe otra porción que todavía está desconectada y que está al margen de las capacidades de desarrollo que ofrece la tecnología, destacó que sólo 45% de los mexicanos tiene acceso a la web.

La subsecretaria reconoció que mientras México avanza, el resto de los países también, pero la brecha se está acortando, como ocurre en el caso de la penetración de internet.

Respecto a la velocidad de acceso a la red, tema en el que la reforma constitucional estableció que se llegaría al promedio de los países miembros de la OCDE, Aspe mencionó que el reto radica en que las metas deben ser dinámicas, pues la tecnología es un tema de competitividad de los países, personas y regiones, y las metas cambian.

“Cada vez estamos más cerca de ese promedio de velocidad de la OCDE, y esa es la clave; si nos movemos más rápido que los demás, vamos a alcanzar esa meta”, precisó.

Por otra parte, comentó que aunque el país avanza rápido, aún hay desigualdad, como el resto de las naciones de América Latina, por lo que, subrayó, se requiere implementar una buena política pública y regulación en materia de tecnología.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS