Moody’s: sorprendió lo de la reforma educativa

Extraña aplazamiento de evaluación docente, pero no afectará, afirma; el impacto de las reformas aprobadas será perceptible hacia finales del sexenio, de acuerdo con Mauro Leos
04/06/2015
02:00
Tláloc Puga
-A +A

La suspensión indefinida de la evaluación docente, eje de la reforma educativa, fue una sorpresa para la calificadora estadounidense Moody’s, aunque descartó que el tema tenga efectos negativos sobre la nota crediticia del país, aseguró el analista soberano de esa firma, Mauro Leos.

Reconoció que aunque no se espera que haya algún cambio en la nota crediticia del país, la cual se sitúa en A3 con perspectiva estable, admitió que el tema no deja de ser un factor negativo.

“Para todos fue una sorpresa lo que sucedió con la reforma educativa y no está claro qué es lo que estuvo detrás y a dónde va a llevar”, dijo en reunión con medios.

Respecto a temas fiscales, el especialista de Moody’s destacó que las autoridades deben cumplir con el compromiso de tener una trayectoria descendente del déficit fiscal, pues de no hacerlo “nos llevaría a revisar nuestra opinión de México y posiblemente la calificación, porque no sería consistente con la nota”.

Indicó que en la calificación está implícito que el gobierno tiene la habilidad de responder a los choques externos sin que haya desvíos serios, principalmente en materia fiscal.

Añadió que para México “ya pasaron” los efectos negativos más importantes por la caída de los precios del petróleo y del menor desempeño económico de Estados Unidos.

Moody’s no prevé subir calificación

El verdadero impacto de las reformas estructurales en el crecimiento económico, en particular la energética, llegará hasta finales de este sexenio, entre 2017 y 2018, aseguró el analista soberano para México de Moody’s, Mauro Leos.

En reunión con los medios de comunicación, el experto comentó que ve difícil cambiar la calificación soberana del país este año o el siguiente.

De acuerdo con la firma, México tiene una nota crediticia de A3 con perspectiva estable, la cual le otorgó desde principios del año pasado.

En la reunión, el directivo de Moody’s negó que el alza en la calificación haya estado basada en estimaciones de que las reformas detonarían tasas de crecimiento de hasta 5%, sino más bien en las expectativas de su aprobación, las cuales se materializaron.

“Si bien el crecimiento económico en el país ha sido más débil de lo esperado, esto no está contrapuesto con nuestra calificación, porque veíamos el efecto importante de las reformas a mediano plazo”, dijo.

No obstante, advirtió que “si no hay una mejora palpable de crecimiento sostenido a mediano plazo, nos podría llevar a reconsiderar nuestro análisis”.

Dijo que los cambios estructurales deben traducirse en mayor inversión y crecimiento, para que este último se desplace de entre 2 y 3%, a niveles de entre 3 y 4%.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS