La autoridad aduanal de EU revisará mercancía en México

Los gobiernos de los países trabajan en un plan conjunto para agilizar el cruce. Recíprocamente, personal nacional laborará en el aeropuerto de Laredo, Texas
Los agentes estadounidenses trabajarán en la aduana de la Mesa de Otay, en Baja California, de concretarse el esquema, que aún está en etapa de definición
23/06/2015
05:18
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

Las aduanas de México y Estados Unidos (EU) trabajan en un plan con el que agentes estadounidenses revisarán mercancía en territorio mexicano en Otay, Baja California, un esquema de aduanas conjuntas que también está en una fase preliminar en el aeropuerto de Laredo, Texas, aseveró el titular de la Administración General de Aduanas (AGA), Ricardo Treviño.

Hay varios detalles por afinar, como el trámite de importación de armas, porque los agentes de la Customs and Border Protection (CBP) de EU trabajarán armados en México, algo que ya se aprobó en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, además de que hay que definir entre otros temas de infraestructura, cuestiones de sistemas y otros procesos que tomarán al menos un par de años, comentó.

“Se está en la fase de definiciones. Y por eso estamos en pláticas con la CBP para la aduana modelo, que se le llamará Otay II, y la idea es cómo tener un solo despacho y aduana única, donde no solamente se compartan oficinas, sino también los procesos, sistemas y que sea un proceso más ágil y rápido para los usuarios de la aduana”, dijo en entrevista.

La idea es operar conjuntamente en Tijuana, donde se encuentra el segundo cruce fronterizo más grande de carga —sólo después de Nuevo Laredo—, en donde también hay espacio para construir esta aduana conjunta.

“La idea es que la revisión se haga antes de entrar al país de destino: si el flujo sería de México a Estados Unidos, la revisión se haría en la aduna de México, en los espacios confinados para CBP, para que el trámite en Estados Unidos sea directo. Y sería lo mismo de allá para acá”, expuso.

Se construirán nuevas instalaciones que permitirán a los exportadores mexicanas ahorrar tiempo, en tanto que se oficializará el programa en el cual agentes aduanales de México despachan mercancía en el aeropuerto de Laredo, Texas.

“En vez de que tengamos un aduana de cada lado tendríamos una sola instalación con unificación de procesos, de sistemas, se operará juntos en el mismo edificio”, similar a lo que se hace en Canadá. La diferencia estará en que habrá carriles reversibles y se utilizarán de norte a sur o visceversa dependiendo de hacia adónde vaya la mayor afluencia de camiones. Por eso se dice que el “modelo que aquí se plantea es más ambicioso”.

De manera bilateral, también se estudian otros proyectos como el Otay I y Ciudad Juárez, además de que se evalúan proyectos de infraestructura en Nuevo Laredo, entre otras cosas, pero “Otay II sería un ejemplo internacional de despacho conjunto, que se reconoce como pionera”.

Treviño comentó que la AGA tiene 56 proyectos en cartera, en los cuales se invertirán 9 mil millones de dólares; del total, 33 se realizarán en la frontera norte, siete en la sur, 11 en las aduanas marítimas y cinco en interiores.

Sobre los controles para frenar la entrada de calzado, telas y confecciones de importación subvaluados, Treviño aseveró que el problema ha disminuido desde que se impuso el mecanismo para combatir esa práctica desleal.

Dijo que no han visto que se le esté dando la vuelta al gobierno mexicano introduciendo los productos declarando otras fracciones arancelarias o desarmados a fin de evitar los aranceles.

“No vemos todavía elementos alarmantes en cuestión a este tipo de prácticas —que entre por partes el calzado para ensamblarlo en México—, es algo a lo que damos seguimiento y tenemos monitoreado. Pero si vemos que es una práctica que se incremente, tomaremos las medidas conducentes”, añadió.

Aseguró que mantienen monitoreos y los controles necesarios para identificar cualquier movimiento y agregó que tampoco ha entrado mercancía con la figura del amparo.

Aseveró que en el caso de las importaciones de calzado subvaluado, éstas se redujeron 56% de septiembre de 2014 a mayo de 2015.

En el caso de las importaciones de confecciones la reducción fue de 57% de enero a mayo de 2015 y en textiles la reducción fue de 4% en el mismo periodo.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS