Se encuentra usted aquí

Análisis: La reconquista de México

Un país centrado en el comercio exterior
Archivo
22/06/2015
00:39
José Luis de la Cruz Gallegos
Ciudad de México
-A +A

El comercio internacional es sólo una parte de una estrategia de política económica más amplia. Para ser exitosa debe involucrar la creación de empresas nacionales altamente productivas y competitivas capaces de generar valor agregado y empleo de alta calidad.

Un país centrado en el comercio exterior pero alejado del fortalecimiento de su base productiva podrá ser un vendedor exitoso, pero no un generador de riqueza y bienestar.

Lo anterior es conocido por los gobiernos y empresas de los países desarrollados y de las economías emergentes asiáticas, su éxito se basa en la presencia de sus empresas a través del comercio internacional. Para ello implementan una estrategia que va más allá de los acuerdos comerciales, en muchas ocasiones en contra de la lógica del libre comercio.

La educación es uno de sus pilares que no sólo involucra a su población. Para ellos es claro que su sistema educativo debe ser de calidad, en todos sus niveles. Ciencia, tecnología e innovación se vinculan con una sociedad esforzada en aprender y posteriormente en desarrollar.

Si bien esto es importante, hay otro aspecto que Estados Unidos, China, Corea del Sur o la Unión Europea no descuidan: transmitir su ideología, valores y conceptos al resto del mundo con la educación.

Por 50 años los norteamericanos han sido los más exitosos, año tras año parte de la juventud más brillante literalmente lucha por ser admitida en sus universidades.

Esto les permite transmitir su ideología y cultura al liderazgo político, social y económico del resto del mundo, son jóvenes convencidos de los paradigmas que les enseñaron en las aulas de las principales universidades de Estados Unidos.

La estrategia fue ensayada por la Unión Soviética, la diferencia fue el colapso de su economía, y con ello de su propuesta.

Hoy China experimenta en el mismo sentido y aprovecha los paradigmas y dogmas ya establecidos, particularmente el del libre comercio y la necesidad que otros países tienen de recursos financieros para hacer funcionar su economía. En ocasiones también utiliza la posición ideológica para hacerlo. En otras el simple interés económico de quien está dispuesto a trabajar para ellos.

El Acuerdo Transpacífico (TPP) sintetiza la confrontación económica entre los dos modelos hegemónicos descritos. Estados Unidos opera un acuerdo para formar un bloque que regule la presencia de China en la economía global; en tanto que estos últimos ensayan estrategias para infiltrarlo por medio de la triangulación comercial a través de otros países asiáticos y la instalación de empresas directamente en el continente americano.

Su cercanía ideológica y la necesidad de recursos financieros de algunos países de América del Sur permitió la instalación de China en Bolivia, Brasil, Ecuador y Venezuela. A ello ayudó que la política exterior de Estados Unidos descuidó su atención en aquella región.

Hoy México debe enfrentar las consecuencias de la avalancha China y del reposicionamiento de Estados Unidos. El déficit comercial de nuestro país se explica, en lo fundamental, por su relación con ambas naciones: le vendemos mucho a los norteamericanos pero una parte sustancial es maquila que requiere la compra de insumos intermedios y maquinaria que nos llega de China y de los propios Estados Unidos.

El TPP no representa nuevos mercados para México, constituye su alineamiento con la estrategia de Estados Unidos, en realidad nuestro país ya tiene acuerdos comerciales con las principales economías que firmarán el acuerdo, salvo en el caso de Corea del Sur.

México constituye un punto estratégico para China, tanto por su mercado interno como por su acceso al área del TLCAN. Hoy la industria mexicana vive la consecuencia de haberse centrado en el comercio y no en la producción, seguimos esperando el arribo de la inversión extranjera para hacer crecer a México y eso es parte de lo que aprovechará China, como lo hizo en América del Sur.

Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS