Haz un presupuesto que sí funcione. Seis consejos para primerizos

En lo que respecta a la cartera, construir un buen presupuesto es un elemento que puede aumentar dramáticamente las posibilidades de tener éxito en alcanzar las metas que te propongas
Foto: Archivo
03/08/2017
21:02
Mariana F. Maldonado
Ciudad de México
-A +A

En lo que respecta a la cartera, si hay un elemento que puede aumentar dramáticamente las posibilidades de tener éxito en alcanzar las metas que te propongas, es el presupuesto. De decirlo a hacerlo hay mucho tramo, así que te dejamos los consejos para empezar a construir tu presupuesto y que éste sí sea algo que se cumpla y te funcione para alcanzar tus objetivos financieros. Estamos en la mitad del año y todavía hay tiempo para que puedas trabajar en los propósitos de año nuevo que te planteaste (y en los que muy probablemente no has empezado a trabajar).

Rastrea tu dinero. Por desgracia puede ser algo muy estresante –porque seguramente te darás cuenta de cuánto gastas en cosas que realmente no necesitas– y a veces muy desalentador, precisamente porque darse cuenta de que la manera en la que gastas no es la mejor. Pero rastrear el dinero es un paso necesario para empezar a realizar un presupuesto que funcione. Empieza juntando tus tickets y estados de cuenta.

"Piensa en cómo gastas el dinero, más allá de pagar tus cuentas. Por ejemplo, ¿Te compras una taza de café diario? Después de un mes, ese dinero podría convertirse en un gasto que tengas que anotar”, asegura la Federal Trade Commision de Estados Unidos en un manual al respecto. Identifica cuáles son tus gastos y cuáles son tus entradas de dinero, y haz la resta. Si el número es negativo, estás gastando más dinero del que haces. Aquí empieza la verdadera transformación. Descarga de Internet alguna plantilla de Excel –hay muchas que son gratuitas y descargables– que pueda ayudarte para detallar más los gastos. La Procuraduría Federal del Consumidor y el blog de la especialista en finanzas personales Sonia Sánchez Escuer, www.blogylana.com tienen unas muy útiles.

Un ejemplo para que te des cuenta de cómo puedes estar gastando mal. De acuerdo con cálculos de Principal Financial Group, una persona puede gastar más de 30 mil pesos en gastos superflúos, también llamados hormiga. Pongamos el caso de una profesionista que tiene horario de oficina, la cual gasta en café, cigarros, botana de medio día y revistas; además, como le dio flojera arreglarse las manos y el cabello por sí misma, se hizo manicure y aliaciado expres: se boleó los zapatos, comió en restaurantes (en vez de cocinar en casa) y dio propina durante un año. ¿Cuánto crees que se gastó en todo esto al año? Según estos cálculos, 35 mil pesos. Ésta es sólo una muestra de cuánto puedes gastar si no rastreas tu dinero.

Tiene que ser escrito. Es muy tentador pensar que el presupuesto puede llevarse en la mente… pero no es del todo efectivo. 36% de los mexicanos lleva el registro de sus gastos de forma mental, de acuerdo con una encuesta de la Procuraduría Federal del Consumidor y sólo 34% lo lleva en papel. Pero este ejercicio arrojó que el registro escrito le ayudó, a todos aquellos que sí lo llevaban, atener un mejor control y a evitar problemas con la forma de gastar el dinero. Si esta profesionista hipotética hubiera escrito todo lo que gastaba, se hubiera dado cuenta que gastó 4 mil 320 pesos al año en…alaciado exprés. Quizá esto la hubiera motivado a levantarse media hora más temprano.

Ten un objetivo. Tener un presupuesto sólo por el simple hecho de que es una buena práctica financiera no es una buena idea porque no te ayudará de mucho. “La razón de presupuestar es para ayudarte a gastar menos de lo que ganas, te muestra en donde estás gastando más y te da la estructura para fortalecerte en esas áreas”, explica una guía para hacer un presupuesto del sitio de finanzas personales thesimpledollar.com. Recuerda que el presupuesto tiene un objetivo: Ayudarte a alcanzar tus sueños y a trabajar para lograr lo que realmente deseas.

Por ejemplo, si quieres estudiar una maestría y para ello necesitas ahorrar 100 mil pesos, este presupuesto te ayudará a conocer cuánto puedes destinar a ello cada mes. ¿Cómo? Identifica tus ingresos y a eso réstale tus gastos fijos y todos los compromisos financieros que ya tienes hoy, incluido el ahorro (recuerda que la mejor práctica es destinar 40% a ahorro de corto, mediano, largo plazo y fondo de emergencia y 60% a gasto corriente). El resultante será lo que puedes gastar de forma corriente. De ahí imagina con cuánto menos te sentirías cómodo cada quincena. Si te quedan cinco mil pesos para gastar y estás decidido a apretarte, quizá ahorrar dos mil 500 pesos no te venga mal. Pero esto depende de ti y de la rapidez con la que quieras lograr tus metas.

Que sean concretos. Tus objetivos tienen que ser específicos, ya sea a largo o mediano plazo. Para algunas personas puede ser estar libre de deudas, para otros, puede ser ahorrar para una casa o hacer un cambio de carrera. “Sea lo que sea, tener una meta a largo plazo en mente, particularmente que sea algo que va a tener un gran impacto en tu vida, es útil a lar hora de hacer un presupuesto”, explica esta guía de thesimpledollar.com. ¿Por qué tener un objetivo? Porque llevar un presupuesto es cuestión de constancia, de decisiones difíciles sobre qué recortar, además de es un largo camino de tentaciones, así que una meta a largo plazo te ayudará a tomar estas decisiones con conocimiento de causa. Tener en mente esta maestría (y la cantidad que tienes que destinar al ahorro) que tanto deseas puede librarte de que cuando vayas a un bar con tus amigos, te hagas el generoso y te ofrezcas a pagar los tragos de todos.

Date recompensas para motivarte. Por ejemplo, si de los 100 mil pesos que necesitas ahorrar ya llevas 50 mil, puedes ir a tu restaurante favorito o comprarte la playera de tu equipo de futbol. Sólo ten en cuenta que lo que te des de recompensa es simbólico y es sólo para motivarte. No lo tomes como un pretexto para gastar más.

Echa mano de la tecnología. Existen aplicaciones en el celular que pueden ayudarte a llevar este control de gastos, sin embargo, la recomendación es que además tengas un “presupuesto maestro” en Excel, recomienda la especialista en finanzas personales y autora del libro, “Diario de una oveja financiera”, Sonia Sánchez Escuer. Utiliza ambas herramientas para llevar un control más detallado y respaldado de tus gastos. El programa más práctico para llevar un presupuesto en la computadora es Excel. En cuanto a la app, hay mucha oferta. Sólo ingresa a la tienda de tu teléfono –ya sea Android o Apple– y busca “control de gastos”. Ahí te saldrán muchas opciones gratuitas. Escoge una y pruébala, todas te dejan hacerlo de manera gratuita por un tiempo y algunas son gratuitas para siempre.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS