Anticipan que consumo en México crezca a menor ritmo

Afecta caída en salarios reales, remesas, inflación y tasas de interés: expertos; prevén mayor cautela en las compras de la base de la pirámide poblacional
18/07/2017
05:00
Miguel Pallares
-A +A

[email protected]

Los mexicanos pueden restringir su consumo en el segundo semestre de 2017, afectados por una caída en los salarios reales, un menor dinamismo en las remesas por el tipo de cambio, mayor inflación, el impacto del incremento en las tasas de interés y mayor cautela ante la incertidumbre, coincidieron analistas.

De acuerdo con especialistas de siete casas de bolsa consultadas por EL UNIVERSAL, el periodo julio-diciembre de este año tendrá mayores retos para el sector consumo, donde participan cadenas de autoservicios, departamentales y especializadas (tipo Oxxo), además de otras firmas como embotelladoras, farmacéuticas y restaurantes.

“El consumo podría experimentar cierta desaceleración temporal durante el resto de 2017, atribuible a un menor crecimiento por parte del crédito, especialmente en el segmento automotriz, así como por la desaceleración marcada en el poder adquisitivo de las remesas familiares”, comentó Martín Lara, analista de Interacciones Casa de Bolsa.

Para el especialista, “los demás fundamentales del consumo se encuadran dentro del mercado laboral y se mantienen sólidos; por un lado, está la consistente reducción en la tasa de desempleo y, por el otro lado, se encuentra la disminución en la tasa de informalidad”.

Interacciones Casa de Bolsa estima que el consumo crecerá a una tasa de 2.5% en 2017, pero que se acelerará a 3% en 2018. Su visión no está alejada de otras corredurías como Grupo Financiero Monex, quien también espera un escenario más moderado en los próximos meses comparado con la primera mitad del año.

“Si bien se esperaba que a principios de año hubiera una desaceleración, no ocurrió, siguió la inercia del año pasado (2016). No ocurrió porque mucho del temor que venía era por el tema de Estados Unidos y Trump; sin embargo, ahora sí se están presentando circunstancias que podrían moderar el consumo”, explicó Carlos González, director de Análisis de Monex.

El experto anticipa que no vendrán caídas drásticas en las cifras de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) u otros indicadores, pero la tendencia de crecimiento de la inflación, el efecto de la subida de la tasas de interés y bases de comparación más difíciles, pueden mermar las compras de los mexicanos.

De enero a junio de 2017, la ANTAD mostró una desaceleración frente a las cifras del mismo periodo del año anterior, sin embargo, sus resultados están por arriba de su meta anual. En ese mismo periodo, Walmart de México, la principal cadena del sector por volumen de ventas, tuvo resultados mixtos y abril destacó por sus cifras de doble dígito (+10%).

Elizabeth Corona, analista de Banco Multiva, consideró que la desaceleración del consumo puede ser compensada por movimientos estratégicos realizados en meses previos por compañías como Liverpool y Arca Continental, los mismos que evitarían caídas “abruptas” para el sector.

“En el caso de Liverpool veremos la incorporación de Suburbia y Arca Continental incorporará las operaciones de Estados Unidos; entonces, en ciertos casos podremos continuar observando tendencias positivas más allá del crecimiento orgánico”, explicó Corona.

Valentín Mendoza, analista de Banorte-Ixe, manifestó que el principal factor para anticipar una desaceleración en el consumo es la inflación, la cual tiene un efecto retardado en el mercado. En junio de 2017, los precios al consumidor tuvieron un alza de 6.31%, según datos del Inegi.

“La inflación finalmente siempre incide en el poder de compra del consumidor y la base comparable se vuelve más difícil hacia la segunda mitad del año, la expectativa es que los próximos meses serán menos dinámicos, porque la primera parte de 2017 no estuvo nada mal a pesar de verse compleja”, explicó Mendoza.

Verónica Uribe, analista del Banco Ve por Más, añadió que cada vez aumentan las señales en las variables económicas que corroboran una posible desaceleración en el consumo y, en consecuencia, habrá una mayor cautela por parte de los consumidores, sobre todo de aquellos pertenecientes a la base de la pirámide.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS