Indicador aún no toca su punto máximo en el año

23/06/2017
01:30
Rubén Migueles
-A +A

[email protected]

La inflación general en México continuó su tendencia al alza en la primera mitad de junio para ubicarse en su nivel más alto en ocho años. Las autoridades monetarias prevén que el nivel general de precios siga en ascenso y que alcance su tasa anual máxima en los próximos meses.

En la primera quincena de junio de 2017, el Índice Nacional de Precios al Consumidor registró un incremento quincenal de 0.15%, dato superior al previsto por analistas (0.11%).

En su variación anual, la inflación llegó a 6.30%, la más elevada desde la primera quincena de enero de 2009, de acuerdo con las cifras más recientes dadas a conocer por el Inegi.

“La inflación ha continuado con el proceso de ajuste ante diversos choques, tales como la depreciación de la moneda nacional desde mediados de 2014, la liberalización de los precios de los energéticos al inicio de 2017, así como el incremento del salario mínimo en enero pasado.

“En adición a ello, recientemente las tarifas del transporte y los precios de algunos productos agropecuarios subieron más de lo anticipado”, detalló el banco central en su comunicado, al dar a conocer el alza de 25 puntos base en su tasa de referencia.

Entre los bienes y servicios cuyos precios al alza incidieron más en este resultado durante la primera mitad de junio fueron: el gas doméstico LP, con un incremento quincenal de 2.04%; jitomate, con un aumento de 6.75%; transporte aéreo, con 8.71%; loncherías, fondas, torterías y taquerías, con 0.24%; servicios turísticos en paquete, con 1.91%; vivienda propia, con 0.08%; carne de res, con 0.32%; papa y otros tubérculos, con 3.50%, y chayote, con 13.69%.

En cambio, las cotizaciones de los productos cuyos precios incidieron más a la baja fueron: tomate verde, con una baja quincenal de 14.66%; gasolina de bajo octanaje, con 0.28%; huevo, con 2.04%; uva, con 13.16%; limón, con 8.95%; chile poblano, con 10.33%; lechuga y col, con 4.42%; desodorantes personales, con 1.12%, y calabacita, con 4.36%.

El índice de precios subyacente, que no incluye los bienes y servicios más volátiles, tuvo un aumento de 0.17% quincenal y una tasa anual de 4.82%; a su vez, el índice de precios no subyacente se elevó 0.09% quincenal, alcanzando así una variación anual de 11.07%.

En este contexto, la inflación continuará aumentando en los próximos meses para llegar a un máximo de 6.5% en agosto; sin embargo, la magnitud de estos cambios será menor a la observada en los meses anteriores para finalmente cerrar el año alrededor de una tasa anual de 5.7%, estimó Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte-Ixe.

Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex, dijo que con los datos de la inflación general y subyacente aún no hay elementos para identificar si se alcanzó el pico del indicador, lo que deja abierta la posibilidad de que el Banco de México aún pueda realizar algún incremento adicional a la tasa a la que realizó ayer.

Joan Domene, analista económico de Invex, detalló que se observa una cierta normalización de los precios respecto a los promedios históricos, pese al aumento de la inflación anual.

“Esto sugiere que el efecto traspaso por la depreciación acumulada del peso podría estar reduciéndose. Sin embargo, mantenemos nuestra expectativa de inflación para el cierre de año en 6.3%”, destacó.

Por ello, consideró que aún existen riesgos de que una eventual depreciación adicional del tipo de cambio genere mayores distorsiones en los precios de mercancías y servicios.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS