Consumo e inversión, aún sin recuperar dinamismo

Avance. Manuel Herrera expuso que la incertidumbre por el proteccionismo quedó atrás y el panorama luce mejor (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
19/06/2017
01:42
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

A pesar las mejoras en la economía mexicana, hay dos de los signos vitales que aún no presentan alivio: el consumo interno y la inversión productiva, que siguen a la baja, dijo el presidente de la Concamin, Manuel Herrera Vega.

Por una parte hay avances, pero por otro lado “hay un grupo de indicadores que pasan por alto quienes pregonan que todo marcha sobre ruedas: el consumo interno y la inversión productiva. Indicadores que nos aproximan a la evolución de la demanda o al comportamiento del mercado interno, son las ventas al menudeo y las ventas realizadas por las cadenas comerciales”.

Un factor a tomar en cuenta es que el consumo interno representa dos tercios del PIB y las cifras desestacionalizadas indican que las ventas al menudeo se desaceleraron desde diciembre de 2016. De 10.4% de crecimiento del comercio, en noviembre bajó a 9.2% en diciembre, disminuyó en enero a 5.2% y en marzo a 3.3%.

La inversión productiva se estancó en el primer trimestre de 2017: “Si los sectores público y privado no elevan sus niveles de inversión, la economía mexicana no dejará atrás esta fase de crecimiento lento, no aumentarán la productividad y la competitividad en forma sostenida ni se crearán condiciones para abatir la pobreza”, dijo.

Al llegarse casi la primera mitad de 2017, Herrera Vega destacó que la incertidumbre quedó atrás y se mejora el panorama mundial y nacional.

“Los vientos proteccionistas que amenazaban con dominar la agenda comercial a escala mundial comienzan a ser sustituidos por una visión equilibrada y pragmática de las relaciones comerciales”, enfatizó.

Si retrocede la inversión pública y la del sector privado y no aumenta el acervo de capital y no se impulsa el crecimiento de la inversión total, entonces el crecimiento de la economía lo sostendrán el consumo interno y las exportaciones, lo que dejará a México sin posibilidades reales para acelerar el paso en los próximos años.

Para Herrera, el peso dejó de ser la moneda “más castigada en los mercados”. Hay recuperación de las exportaciones, sobre todo de los pedidos procedentes de Estados Unidos. Mejoró la percepción de consumidores y empresarios y la economía avanza a un ritmo “ligeramente mayor” al de 2016.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios