Antes que subir salarios, es prioridad fortalecer el poder adquisitivo: CEESP

Entre los años 1976 y 2000 se perdió 75% de ese indicador, destacó Luis Foncerrada Pascal
05/05/2017
01:37
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

Cualquier incremento al salario mínimo general es irrelevante cuando no hay una recuperación verdadera del poder adquisitivo, aseguró el director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada Pascal.

Durante la presentación de la conferencia “True Economic Talks: Afrontando el cambio”, que se realizará el próximo 11 de mayo, aseguró que el gobierno y la iniciativa privada deben preocuparse por recuperar el salario real, porque lo más relevante es cuánto puede comer una familia.

Comentó que con el incremento de los salarios mínimos que se dio a principios de año, de 73.40 a 80.04 pesos diarios, hubo una recuperación del poder adquisitivo de 13%, pero considerando los incrementos de precios que se han registrado hasta abril, en realidad la capacidad de compra se recuperará 9.3% respecto a 2015.

Sin embargo, esa recuperación solamente será cierta si la inflación de 2017 es de 5.5%, porque en caso de ser mayor, el porcentaje de poder de compra recobrado se vería minimizado.

Recordó que entre 1976 y 2000 se perdió 75% del poder adquisitivo. En esos años el salario mínimo subió nominalmente, pero en realidad las personas que compraban cuatro kilos de tortillas en 1976, ya sólo podían adquirir un kilo 24 años después.

Dijo que no hay una emergencia económica para dar un incremento salarial, aunque dijo que cualquier medida debe basarse en que no se genere una espiral inflacionaria, como actualmente se observa. Es decir, subir el salario al tiempo que suben los precios de los productos podría anular el objetivo.

Foncerrada Pascal dijo que en el país se observan señales de recuperación económica. Sobre el Producto Interno Bruto (PIB), dijo que considerando los indicadores actuales en materia de consumo y actividad productiva, se podría lograr una expansión de 1.5%.

El consumo registra un buen comportamiento, las finanzas públicas también muestran “muy buenas señales”, hay superávit primario superior a lo estimado y por todo ello el año podría terminar “extraordinariamente por arriba de lo programado, esperemos que así sea porque esto da estabilidad y confianza”, recalcó.

Pero, Foncerrada Pascal consideró que es indispensable mantener la disciplina y cuidar el índice inflacionario, el tipo de cambio y no subir el salario nomás porque sí.

El director del CEESP dijo que “el PIB creemos que crecerá mejor de las expectativas, dado que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no se modificará".

Sin embargo, debe cuidarse la balanza de pagos, ya que un aumento excesivo en el gasto público puede afectar negativamente.

Sobre las declaraciones emitidas por el gobierno estadounidense sobre la renegociación del TLCAN, Foncerrada Pascal dijo que sobre ese tema ya no hay tanta volatilidad como antes.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS