“Si queremos desarrollo, tiene que haber más inversión”

500 Startups y el Banco Mundial lanzan Luchadores II, un fondo de capital semilla
Santiago Zavala Director de 500 Startups (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
02/05/2017
02:26
Mariana F. Maldonado
-A +A

Si algo necesitan las empresas en etapa temprana es financiamiento, ya que éste es el que las hace crecer y llegar a más consumidores. La diferencia entre recibir dinero puede ser la de vivir o morir. En México, el capital semilla (aquel que se recibe de inversionistas en etapa temprana) tiene todavía mucho potencial por desarrollar, sin embargo, su crecimiento es inminente.

Recientemente 500 Startups —uno de los fondos globales más reconocidos de capital semilla con sede en Silicon Valley— y la Corporación Financiera Internacional (la institución del Banco Mundial dedicada al sector privado en países en desarrollo), han unido esfuerzos para crear Luchadores II, un fondo de 10 millones de dólares que apoyará a emprendimientos latinoamericanos que va a ser administrado desde México.

Este fondo buscará invertir en rubros como salud, educación, fintech y comercio electrónico, entre otros, y buscará replicar el éxito de Luchadores I, un fondo de 3.2 millones de dólares que fue manejado de 2012 a 2015 por 500 Startups en México y el cual logró que 20% de las empresas en las que se invirtió hoy estén vendiendo un millón de dólares al año y hayan levantado un millón de dólares en inversiones. Entre las empresas en las que invirtieron se encuentran Clip, AutoChilango, Konfío, Conekta, Yaxi, Weplann, Yogome y Platzi.

“Si lo comparamos con los números duros de un fondo, creo que vamos mejor que un fondo de capital semilla y de lo que esperábamos”, explica Santiago Zavala, director de 500 Startups México en entrevista con EL UNIVERSAL.

Hoy 15 empresas han sido ya seleccionadas, han empezado la asesoría de cuatro meses, y se preparan para su demo day, ese día en el que van a presentar su proyecto ante aliados e inversionistas para que puedan encontrar el dinero para la siguiente etapa de desarrollo.

¿Cuál es tu balance del ecosistema de startups mexicano?

—Es un ecosistema que va creciendo de manera muy saludable, con sus retos, pero cada día suceden cosas más interesantes. Hace 6 años realmente existían muy pocos vehículos que pudieran soportar el crecimiento de una startup, había pocos casos de éxito, había una comunidad muy pequeña pero hoy vemos todo lo contrario, hoy vemos a todas las instituciones académicas tratando de entender cómo traen talento de ese lado, vemos gente que lleva muchos años trabajando en corporativos empezando a aplicar, al principio teníamos un promedio de edad de 20 a 35 años, ahora tenemos fundadores de 40, 50 o 60 años.

Otra cosa relacionada con el ecosistema. Hay muchos corporativos que empiezan a darse cuenta de que la
innovación es necesaria para dar sus siguientes pasos.

Empezamos a ver cómo quieren tratar de entender qué es lo que viene.

¿En México falta capital semilla?

—Sí. No sólo en México sino en América Latina. Partiendo de los números fuertes: En el mundo se invierten 141 mil millones de dólares cada año en venture capital (a cifras del año pasado).

De éstos, sólo 500 millones se invierten en América Latina, eso incluyendo Brasil, cuando América Latina es 8% de la población y 10% de los usuarios en internet. Eso nos da una visión muy clara de que realmente si queremos que estas industrias se desarrollen, tiene que haber más inversión. Es una industria que está naciendo, es parte de un proceso.

¿Cuáles son las debilidades del ecosistema?

— Las debilidades son todas las que estamos trabajando. Tenemos un programa de aceleración en el que tratamos de traer a las mejores prácticas nacionales e internacionales precisamente porque hace falta sofisticar al ecosistema.

Una debilidad del ecosistema es la falta de un récord de salidas (a bolsa) que hayan sucedido, que les den motivación y confianza a los futuros inversionistas de que es una industria en la que se puede invertir. Tenemos que darle spotlight a todos los que lo están haciendo bien.

¿Qué tan importante es el papel del gobierno para apoyar este tipo de proyectos y cómo se está desarrollando ahora?

—Todo el ecosistema, incluido el gobierno, tenemos que generar un ecosistema en el que, cuando las cosas empiezan a funcionar, sigamos siendo capaces de encontrar las siguientes etapas.

Las dos cosas más importantes que tenemos que hacer todos los que formamos el ecosistema pero no somos emprendedores, es ayudar a que existan menos fricciones, a ayudar a contar más las historias que están sucediendo hoy para seguir motivando a los que siguen.

El gobierno ha hecho un buen esfuerzo y lo vemos en todas las etapas del emprendimiento, al ver cómo quitar esas fricciones que existen y que pudieran detener a los emprendedores de emprender. Todo lo que se está haciendo con la ley fintech, al tratar de traer regulación, es muy positivo. Hay muy pocos países que han atacado este tema a la velocidad que México lo está haciendo. La iniciativa de hacer la empresa en un día creo que son pasos adelante para quitar todas estas fricciones. En general ves lo eventos y las interacciones que tenemos con el gobierno, es positivo, creo que el único error es creer que la responsabilidad del gobierno es hacer que las cosas pasen, ese trabajo nos toca a los emprendedores.

¿Cuántos empleos se espera que generen esas empresas que va a apoyar Luchadores II?

—Es muy pronto para decirlo, pero lo que podemos decir es que creemos que si Luchadores II va a ser el doble de grande, pueda generar el doble de empleos. Estas van a seguir creciendo y generando empleos, entonces es difícil decir qué tanto. Lo que sí podemos lograr a ver es que si generamos una empresa que llegue a etapas posteriores, ese impacto podría ser 10, 20, 50 empresas más grande.

¿Cuál sería tu recomendación a aquellos emprendedores que quieren fundar empresas tecnológicas?

—Que avancen, que no se detengan, una de las situaciones que sucede luego es que tenemos una visión muy clara de lo que queremos lograr y queremos pasar de nuestra visión a eso. Yo recomiendo que lo traten de romper en pedacitos.

Si tienen una idea de querer hacer algo muy ambicioso, si no han hecho nada, traten de hacer un emprendimiento pequeño, que puede ser vender algo en internet. Luego ya lo intentan con un emprendimiento mediano o ya empezar una pequeña empresa, o trabajar en el de alguien más para tener las habilidades necesarias para empezar ese gran emprendimiento. Es un camino que toma 10 o 20 años.

Cuesta trabajo, Mark Zuckerberg empezó Facebook cuando tenía 19 años, y no fue hasta muchos años después que realmente estaba en la capacidad de generar una de las empresas más importantes de la historia. No hay ninguna historia que pase de la noche a la mañana, pero a veces nos hacemos esa expectativa.

Como emprendedor, ¿cuándo es un buen momento para buscar capital semilla?

—Es una pregunta complicada. El momento correcto para buscarla es cuando tienes un plan al que lo único que le falta es capital para hacer crecer tu startup cinco o 10 veces más grande. Muchas veces cometemos el error de pensar que levantar capital es la meta. Realmente esto no es nada más que tener los recursos para ejecutar un plan, y si no tienes ese plan es muy difícil que levantes capital.

Ahora, eso es diferente a cuándo deberías de empezar a hablar con inversionistas. Deberías de empezar a hablar con inversionistas hoy, porque tienes que saber quiénes son, qué fondos son, y ellos te pueden dar mucha retroalimentación sobre si estás en la etapa correcta o no o si estás en la industria o no.

Así que mucho de este negocio es ir construyendo, no sólo las relaciones, sino la confianza en esas relaciones, y la única forma de ganarla, es que la gente te vea más de una vez y vea que haces lo que dijiste que ibas a hacer.

Las relaciones con los inversionistas son humanas, al final, ¿no?

—Sí, una empresa no es nada más que una forma de organizar a ciertos seres humanos dentro de un propósito. Muchas veces los emprendedores creen que el proceso de levantar capital es como el de una ventanilla donde tú tocas, te dicen los requisitos, los entregas y te dan dinero. Pero las empresas grandes se construyen a partir de gente creyendo en el plan y alineando recursos.

¿Cuándo tienes que empezar a levantar capital? Cuando tengas ese plan. ¿Cuando tienes que generar esas relaciones? Ayer. Es igual que el proverbio chino de que el mejor momento para plantar un árbol era hace 20 años.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS