Subir transporte, peor que impuesto a calóricos: ANTAD

Debido al impacto es poco posible que el comercio crezca a tasas de 6% como antes, dice
La ANTAD considera que los comercios seguirán invirtiendo en la apertura de tiendas dado que no pueden perder oportunidades ante la competencia. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
10/05/2017
01:43
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

El ajuste de un peso en la tarifa del transporte público como consecuencia del incremento al precio de las gasolinas tiene un efecto “peor” al del impuesto a los productos calóricos, afirmó el director de Estudios Económicos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad), Javier Salas.

El directivo explicó que precisamente por ese impacto, el comercio no crecerá a las mismas tasas que estaba presentando de 6%, porque los combustibles tienen un peso muy fuerte en los precios al consumidor.

“El tema de la gasolina, si ustedes analizan la distribución del ingreso, evidentemente hace que mucha gente tenga que distribuir parte del gasto que dedicaba a otras cosas, a pagar gasolina, gas y electricidad”, dijo Salas durante el seminario organizado por la calificadora Fitch Ratings.

Mencionó que 2016 fue un buen año para los productos de línea blanca porque se estaban vendiendo más que los de electrónica, pero para 2017 no “están jalando tanto” por los ajustes de precios o el tipo de cambio.

“2017 no será tan bueno como en 2015 y 2016; nos dará una sorpresa la inflación porque hay quienes esperan que se coloque por arriba de 6% por el transporte y las gasolinas y el efecto de las tasas de interés”, destacó Javier Salas, quien también es ex funcionario del Banco de México (Banxico).

Sobre el impacto del ajuste de las tasas de interés como efecto del endurecimiento de la política monetaria, mencionó que hay industriales que se quejan por lo caro del factoraje.

Sin embargo, Salas aseguró que los comercios seguirán invirtiendo en apertura de nuevas tiendas, aunque por un monto menor, dado que ante el nivel de competencia no se pueden dar el lujo de perder oportunidades.

“Si hay un terreno baldío y no ponen una tienda, la podrá el contrincante; eso hace que haya una motivación muy grande de las tiendas de seguir invirtiendo. Al mexicano a diferencia del comercio electrónico, le gusta ir a la tienda, sentir los productos, verlos”, expuso el directivo.

“Evidentemente que el comercio electrónico va a penetrar, pero está a niveles incipientes todavía, precisamente por eso se sigue invirtiendo en temas físicos, para tener la tienda, los estacionamientos”, agregó.

 

Ley fintech. En el panel sobre los retos del sector financiero en tiempos de incertidumbre, el director general de Asuntos del Sistema Financiero del Banco de México (Banxico), Alan Elizondo, habló sobre por qué no se contempla un seguro de depósito en la Ley de Tecnología Financiera como el IPAB.

“Aquí no se otorgó un crédito si la persona no conoce cómo se originó, los métodos para seleccionar a los acreditados, frecuencia de cobro en donde las personas deben conocer individualmente los créditos que financian. En un banco es distinto, existe una capa de protección y lo que se busca es que la gente esté segura con sus depósitos con el IPAB; por eso es difícil pensar en un seguro de depósito porque son conceptos distintos”, explicó Elizondo.

Dijo que algunos proveedores no requieren una regulación porque sus plataformas están domiciliadas en otros países, pero otros como los de préstamo colectivo deben dar seguridad a todos los inversionistas.

Afirmó que el proyecto ha progresado y se ha beneficiado de comentarios de una gran gama de jugadores desde el extremo de las entidades reguladas hasta los propios fintech.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS