Pocos bebederos y mucha recaudación del IEPS

Falta información sobre con qué recursos se instalan y la decisión para elegir escuelas
De acuerdo con los datos de Hacienda, se ubican 809 bebedores en varios municipios de 5 estados, pero son parte de Programa de Reforma Educativa. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
01/05/2017
02:30
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

La propuesta aprobada por el Congreso desde hace cuatro años de instalar bebederos de agua en escuelas primarias con la recaudación de un peso por litro a refrescos a través del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) no se ha cumplido.

Hasta ahora hay alrededor de 809 bebederos ubicados en varios municipios de cinco estados, pero son como un complemento al Programa de Reforma Educativa.

No se sabe con qué recursos se están instalando ni la forma en que se decide la selección de las escuelas.

En tanto la recaudación del IEPS a bebidas saborizadas sigue creciendo incluso por arriba de lo programado en el calendario.

Los datos al cierre de 2016 muestran que el IEPS a refrescos dejó 23 mil 348 millones de pesos frente a los 21 mil 62 millones que se habían estimado en el programa de la SHCP. Al primer trimestre de 2017 también supera lo previsto. Se recaudaron 5 mil 550 millones por ese concepto, 202 millones más de lo presupuestado.

De acuerdo con información del Sistema de Bebederos para llevar agua potable a comunidades escolares, hubo 809 que se distribuyeron en Baja California, Sonora, Sinaloa, Baja California Sur y Chihuahua.

Se expresa su ubicación y los centros educativos beneficiados, según los datos abiertos creados desde hace un año y que recientemente se dieron a conocer por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Bajo información de transparencia presupuestaria, la SHCP emitió un listado con información de bebederos instalados en diversos centros escolares de los niveles de pre-escolar, primaria, secundaria y telesecundarias.

Falta etiquetarlos. En la modificación a la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios aprobada como parte de la reforma hacendaria en 2013, se preveía que gravar con un peso por litro a bebidas saborizadas, concentrados, polvos, jarabes o esencias que permitan obtener bebidas con azúcares añadidas. La condición establecida por senadores fue que los recursos se etiquetaran para programas de salud pública, bebederos en escuelas y tratamientos de la obesidad, sobre todo infantil.

Sin embargo, esto no ha sucedido porque falta hacer la vinculación de lo que establece la Ley de Ingresos con el decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación que se aprueba.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS