Subasta de coberturas cambiarias y la confianza en el peso

30/03/2017
01:51
Armando Puebla Maldonado
-A +A

Recientemente, el Banco de México subastó coberturas cambiarias por mil millones de dólares a diferentes plazos de vencimiento. Ante esta noticia nos hacemos la siguiente pregunta: ¿cómo percibieron los mercados financieros la confianza que se tiene sobre el futuro del tipo de cambio del peso sobre el dólar norteamericano para los próximos 12 meses?

Una manera de responderla es observando los resultados de la subasta. Con base en los datos del Banco de México en términos generales se ofertaron mil millones de dólares y se demandaron 2 mil 75 millones de dólares. Esto significa que los mercados respondieron favorablemente a las expectativas y estimaciones futuras del tipo de cambio.

Revisando detenidamente notamos que a 30 días la demanda fue de 363 mdd y la asignación de 200 mdd. Significa que lo superó por un monto de 163 mdd. Esto refleja que a corto plazo las expectativas sobre la confianza sobre el peso con respecto al dólar zona altas.

Sucedió lo mismo a largo plazo, pues a 360 días la demanda fue de 278 mdd y la oferta o asignación de 100 mdd. Como podemos inferir, la diferencia es de 178 mdd. En ambos casos las expectativas del peso son de confianza y de certidumbre por parte de las instituciones financieras privadas.

Es importante señalar que la subasta de venta de coberturas cambiarias tal y como lo estableció el Banco de México tiene como finalidad estabilizar el mercado cambiario al proporcionarle mayor certidumbre y confianza través de ofrecer coberturas al mercado sin necesidad de utilizar las reservas internacionales.

Esto se logra porque las coberturas cambiarias son un instrumento financiero que al adquirirlas, los inversionistas privados se protegen de la volatilidad del tipo de cambio.

Asimismo, opera como un mecanismo de compensaciones donde se fijan distintas posturas de tipo de cambio a diferentes plazos. Si el tipo de cambio pactado difiere del tipo de cambio del mercado hay una ganancia de una de las partes.

Por ejemplo, si en la subasta de coberturas con fecha de vencimiento el 1 de marzo de 2018 se pactó un tipo de cambio de 20.5000 y el tipo de cambio en ese día es de 20.8523, el Banco de México dará 35 centavos de peso por cada dólar.

Como el monto de la cobertura fue de 100 millones de dólares la institución financiera recibirá 32 mil 250 millones de dólares y comprará en el mercado dólares a 20.8523.

En cambio, si el tipo de cambio ese día es de 20.000 entonces el grupo financiero otorgará al Banco 50 centavos de peso por cada dólar invertido y el monto será de 50 millones de dólares

Esta manera de operar implica un avance en la forma en que el gobierno intervenía en el mercado de cambios ya que no compromete las reservas internacionales.

Hay que recordar que desde hace tiempo el gobierno intervenía discrecionalmente subastando dólares en el mercado, sobre todo si el tipo de cambio de un día a otro varía más de 1% en el caso de una subasta ordinaria o hasta 1.5% si era complementaria.

De esta manera se inyectaban dólares al mercado cambiario y con ello se generaba estabilidad macroeconómica, ya que una depreciación fuerte y recurrente del peso mexicano puede volverse una fuente de inestabilidad, derivado de la inflación que crearía por el incremento en el precio interno de las importaciones.

Bajo ambos mecanismos lo que se busca es proveer de información y liquidez a la economía. También de minimizar la exposición que tiene las empresas y las instituciones financieras a las fluctuaciones cambiarias. Sobre todo, de aquellas que tienen sus deudas en dólares o bien continuamente realizan operaciones con esa divisa.

A la par con lo anterior también resulta conveniente mencionar la información que ha venido presentando el tipo de cambio. Como todos sabemos, el peso mexicano ha venido recuperando terreno frente al dólar. El pasado 20 de enero el tipo de cambio estaba en niveles de 22 pesos por dólar, y el jueves 9 de marzo en 19.67 pesos.

Esto a pesar de que las expectativas de crecimiento económico de México para 2017 se esperan, según estimaciones del FMI de 1.7%, menor a 2.2% de 2016 y de las estimaciones del gobierno federal establecida en los Criterios Generales de Política Económica 2017, de entre 2% y 3%.

En resumidas cuentas, el éxito de la primera subasta de coberturas cambiarias responde a la fortaleza que ha venido presentando el tipo de cambio a pesar de la difícil situación económica mundial y nacional.

Académico de la Universidad del Valle de México

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS