Carstens ve en instituciones sólidas antídoto al populismo

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, comentó durante la convención bancaria que las instituciones con mandatos claros y rendición de cuentas ayudan a la gobernabilidad del país (YADÍN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
24/03/2017
01:21
Leonor Flores y Antonio Hernández
Acapulco
-A +A

[email protected]

El mejor antídoto ante el populismo es tener instituciones fuertes como el Banco de México (Banxico) para no depender de las personas, dijo el gobernador del instituto central, Agustín Carstens.

“El mejor antídoto ante el populismo es que haya instituciones fuertes; el Banco de México es una institución fuerte y en ese sentido es un ejemplo de muchas otras instancias que podrían aumentar la profundidad de las instituciones”, manifestó en entrevista durante el segundo día de trabajos de la 80 Convención Bancaria.

Insistió que instituciones con mandatos claros y rendición de cuentas ayudan a la gobernabilidad del país. “Eso hace que al final las acciones no dependen tanto de las personas sino de las instituciones”, opinó.

En calma. Por otro lado, el gobernador del banco central aseguró que por el momento los mercados están en calma, pero hay que esperarnos hasta el final (de la película de terror).

“Por el momento sí [hay calma en los mercados]”, dijo, pero pidió prudencia y no confiarse.

Al preguntarle si ya había pasado lo peor o que no habría película de terror de la que dijo que sólo habíamos visto los cortos, reconoció que ha mejorado el panorama, pero el encargado del Banxico pidió esperar.

“La realidad es que ciertas conversaciones que se han dado a nivel ministerial han sido positivas, han sido favorables, ha habido un buen grado de entendimiento; yo no soy la gente más calificada de opinar al respecto, el doctor Videgaray es el que sabe de los avances en ese proceso”, indicó.

—¿Pero hay tranquilidad en el mercado, confianza…?

—Por el momento, sí.

—Pero no hay que confiarnos, ¿verdad?

—Hay que esperarnos al final.

Burbuja inflacionaria. Sobre el dato de la inflación, Carstens dijo que se esperaba, pero lo importante es que la variación mensual fue de 0.35% que está en línea con la que normalmente se ha visto.

“Esperaría que esta burbuja en la inflación se vaya disipando hacia finales de este año”, estimó.

Admitió que todavía hay “algunos resabios” del aumento en el precio de las gasolinas y otros energéticos.

“El punto es que el efecto aritmético que generó el aumento en enero por las gasolinas es lo que nos da lecturas tan altas”, matizó.

Se anticipaba que la inflación alcanzaría niveles por arriba de la cota superior del objetivo planteado por el banco central por algunos meses más en el año, pero caerá.

De las sinergias que debería haber entre el Banxico y el gobierno, mencionó la que hay entre las políticas fiscal y monetaria.

“Ahorita por el tema de la inflación eso requiere de tasas de interés relativamente altas; por otro lado si hubiera un déficit mucho más alto, eso generaría tasas más altas. Si hay una buena consolidación fiscal como se está viendo, eso le quitaría presiones a las tasas”, estableció.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS