Apuesta UE por puentes y no por muros con Canadá

En agitado debate, el Parlamento Europeo avala el acuerdo comercial CETA; voto es un firme mensaje ante el proteccionismo, asegura eurodiputado
A las afueras del Parlamento Europeo hubo manifestaciones contra el acuerdo; algunos de los eurodiputados detractores califican a CETA de ser un “Caballo de Troya” al servicio de las multinacionales y la seguridad alimentaria (PATRICK HERTZOG. AFP)
16/02/2017
01:42
Inder Bugarin / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Estrasburgo.— Luego de siete años de espera, el Parlamento Europeo finalmente dio su espaldarazo al acuerdo comercial con Canadá, el primero establecido por la Unión Europea (UE) con una economía occidental altamente industrializada.

“Es un día histórico para Canadá y la UE”, dijo el ministro de Comercio Internacional de Canadá, François-Philippe Champagne, tras subrayar que el acuerdo será bueno para los consumidores, el empleo, las pymes y el reforzamiento de los estándares medioambientales y laborales.

“Es un acuerdo en el que todos ganamos, vamos a crear puentes y no muros”, dijo la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström.

El ponente de la resolución, el eurodiputado alemán, Bernd Lange, subrayó que el voto fue un firme mensaje ante el proteccionismo invocado por las corrientes populistas.

El Acuerdo Económico y Comercial Global con Canadá (CETA), fue aprobado por 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones.

La votación estuvo presidida por un agitado debate celebrado en el pleno de Estrasburgo y una manifestación a las afueras del recinto donde se leían pancartas de “Alto al CETA” y “No al Tratado de las Multinacionales”.

Detractores como los eurodiputados Patrick Le Hyaric y Franz Obermayr calificaron el acuerdo de “nefasto” y de ser un “Caballo de Troya” al servicio de las multinacionales y la seguridad alimentaria.

La eurodiputada italiana de la Izquierda Nórdica, Eleonora Forenza, precisó: “CETA provocará la pérdida de 250 mil puestos de trabajos”.

“Los que no están a favor de CETA están a favor de las políticas de Trump”, respondió a los críticos el eurodiputado del Partido Popular Europeo, Santiago Fisas Ayxela.

Ahora el tratado requiere la ratificación de los parlamentos nacionales y regionales de todos los Estados miembros para entrar en vigor, proceso que no está exento de riesgos, toda vez que el año pasado Valonia, la región francófona de Bélgica, bloqueó el acuerdo hasta que obtuvo garantías de compatibilidad y protección en materia de agricultura, inversiones y servicios.

Las negociaciones del acuerdo iniciaron en 2009 y concluyeron en 2014. Pero el proceso de ratificación ha enfrentado múltiples obstáculos debido a que incluye elementos novedosos, como la creación de un sistema de tribunales al margen de la justicia de cada país para abordar posibles conflictos entre estados e inversores.

El proceso se ha visto contaminado por la creciente erosión del apoyo a los acuerdos de libre comercio como fórmula de desarrollo, innovación y crecimiento en Europa.

En la actualidad, la UE es el segundo socio comercial más importante de Canadá, después de Estados Unidos; para el bloque europeo el estado norteamericano ocupa la posición 11.

En 2015 los intercambios de mercancías ascendieron a 64 mil millones de euros, y los de servicios, principalmente transporte, seguros y comunicaciones, sumaron 27.9 mil millones de euros en 2014, con una balanza comercial favorable para los europeos por 5.1 mil millones.

En cuanto a las inversiones, Canadá es la tercera fuente de inversión directa en Europa con 165.9 mil millones de euros en 2014, después de EU y Suiza. La inversión europea en Canadá alcanzó 274.7 mil millones de euros, el cuarto mayor inversor de ese país.

El monto de las inversiones canadienses en Europa, es uno de los elementos que ayudan a explicar el enorme capital político que ha invertido en la defensa de este acuerdo el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien este jueves comparecerá ante el pleno de Estrasburgo.

La ratificación del CETA se ha convertido en una prueba de fuego para la Comisión Europea.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS