Firmes, 50 multinacionales que invertirán en México

Trump, “equivocado” al decir que sólo el país se ha beneficiado del TLCAN; modernización del tratado puede ser positivo para naciones involucradas
Frédéric García, Presidente del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
27/01/2017
01:45
Miguel Ángel Pallares Gómez
-A +A

[email protected]

A pesar de las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, 100% de las 50 multinacionales que integran el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), como Coca-Cola, PepsiCo, IBM, Fiat Chrysler y Daimler, entre otras, mantendrán sus inversiones en México, aseguró Frédéric García, presidente del organismo.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el directivo recordó que las empresas globales invirtieron 25 mil millones de dólares en 2015; sin embargo, no proporcionó estimaciones de su inyección de capital para este año y aclaró que muchas empresas invertirán pero no lo anunciarán.

El representante de los gigantes empresariales, que aportan 10% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano y 40% de la Inversión Extranjera Directa (IED) en el país, rechazó la idea de que sólo México se ha beneficiado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), como ha dicho Trump, y aseveró que el planteamiento está “totalmente equivocado”.

Frédéric García aseguró que México no ha perdido atractivo a escala mundial e incluso Trump está diciendo, entre líneas y durante sus discursos, que el mercado mexicano se ha vuelto más competitivos que Estados Unidos.

Las empresas del CEEG aportan 10% del PIB mexicano, 11% de las exportaciones, 5 mil empleos directos, 1.5 millones indirectos y significan 40% de la Inversión Extranjera Directa (IED), con todo estos beneficios que obtienen de México, ¿no se han retrasado en la respuesta o posición contra los ataques de Trump hacia el país? ¿Es por cautela o sólo ven sus intereses?

—Ni una ni otra. Hemos publicado al final de 2016 y la hemos presentado al presidente de la República, nuestra visión 2030, para dar unas propuestas para un México más productivo, con más crecimiento e inclusión social.

Nuestro posicionamiento es no entrar en juegos de “tuits” (mensajes en la red social Twitter) o temas de este orden, nuestra posición es aportar al debate mexicano una visión de largo plazo para consolidar a la economía y dar confianza a los inversionistas, a los empleados y a las empresas sobre el futuro del país.

¿Cómo considera esta hipótesis de que sólo México se ha beneficiado del TLCAN?

—Antes que nada eso es pura retórica, porque eso se ha debatido ampliamente en los últimos meses, pero existe suficiente base numérica y números que muestran que está totalmente equivocado este planteamiento.

Sin embargo, es de resaltar que durante la vida del TLCAN, varios años, la relación de negocio era balanceada entre México y Estados Unidos, y desde la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC), han aumentado de cierta forma las importaciones en México desde China.

Eso ha producido un déficit de exportación desde Estados Unidos hacia México. En ese sentido puede ser muy interesante ahora ver esos temas y trabajar para aumentar las cadenas de valor de México con las industrias norteamericanas para balancear el déficit.

Empresas automotrices han cedido ante las amenazas de Trump, ¿cuál es la posición de las compañías globales? ¿Cederían, frenarían o pospondrían sus inversiones en México por un amago del actual presidente de EU?

—Dentro de las empresas globales que conforman nuestro grupo, tenemos empresas norteamericanas, europeas y hasta de origen asiático. Frente a la pregunta hay varias respuestas. Las europeas y asiáticas no tienen ninguna razón de considerar, desde mi punto de vista y de los empresarios, cualquier tipo de amenazas.

En cuanto a empresas de origen norteamericano, todas han confirmado su interés de no únicamente mantenerse en México, sino crecer su negocio, pero al mismo tiempo deben atender temas de agenda de su propio país.

Me da la impresión que las empresas de origen norteamericano que facturan y crean empleos en México, no sólo se mantendrán sino que crecerán pero no lo van anunciar.

¿Cuánto es el promedio anual de las inversiones que realizan las empresas globales en México?

—No tenemos elementos para el año 2016, y es muy prematura para 2017. Lo que sí podemos informar es que en 2015 se hizo un anuncio de las empresas globales, que entre inversión y gasto local, se destinaron más de 25 mil millones de dólares en el país.

¿Hay cifra sobre sus inversiones en los próximos cinco años?

—No tenemos hoy ninguna cifra para México.

El presidente de México pospuso una reunión con su homólogo en Estados Unidos, tensionar la relación bilateral tan interconectada en cadenas de suministro y otras áreas, ¿puede generar problemas en la operación de las empresas?

—Hoy en día es obvio que las negociaciones desde el punto de vista bilateral son temas de soberanía y el presidente mexicano actuará con todos los elementos en sus manos para definir lo mejor para México.

Estamos viendo las consecuencias, la primera es un tema de incertidumbre, se están frenando las iniciativas porque la gente espera tener un panorama más claro para tomar decisiones económicas, esa es la principal consecuencia en el corto plazo para ver cómo van a estar las reglas del juego. Sin embargo, hemos visto desde hace unas semanas que las tendencias en la Bolsa Mexicana de Valores reflejan que hay mucho optimismo a futuro.

Una posible salida de México del TLCAN o una renegociación, ¿genera riesgos para las empresas e inversiones?

—Depende, la salida del tratado o su renegociación. México ha consolidado dentro de América del Norte un posicionamiento muy competitivo a través del acuerdo del TLCAN, los últimos años se ha escuchado a un intelectual mexicano decir que “es muy difícil deshacer huevos revueltos para volverlos a hacer como estaban inicialmente”.

Están tan consolidadas las cadenas de valor que es muy difícil volver a la situación anterior.

Si se renegocia y se abre un periodo de modernización del tratado puede ser sumamente benéfico. Cuando se firmó el tratado hace 20 años había muchas áreas no incluidas, por ejemplo, la economía digital, el comercio electrónico, la reforma energética, en fin, puede ser una postura sumamente interesante la modernización.

De las 50 empresas que integran el CEEG, ¿qué porcentaje se mantiene con su decisión de invertir en México? ¿Qué porcentaje dice que los proyectos no se frenan?

—Hasta la fecha 100% confirma su interés de seguir invirtiendo en México, porque no he escuchado ninguna que diga “quiero cancelar o no seguir en México”. El 100% sigue con su visión del país y en la agenda 2030 que estamos planeando, aunque la coyuntura parece difícil, estamos convencidos de la pertinencia de las metas que podría alcanzar México.

En particular, hay una meta propuesta para que México trabaje y se ubique entre los cinco primeros exportadores mundiales. Otra de un México más eficiente que prevé duplicar la productividad laboral.

También estamos proponiendo un México con más inclusión social, con la meta de duplicar el PIB per cápita, hacerlo más equitativo entre el norte y el sur y mantener un millón de empleos formales al año a partir de 2030. Este tipo de perspectiva confirma la opinión que tienen las empresas globales del futuro de México en forma positiva.

¿Ford no está dentro del CEEG?

—No es parte de nuestros agremiados.

¿Qué empresas y de qué sectores integran el CEEG?

—Son de todas las empresas y de todos los sectores. En automotriz tenemos a Daimler, General Motors, Fiat Chrysler, pero también tenemos del área de tecnologías de la información con IBM y Microsoft.

En el tema de alimentos y bebidas está PepsiCo, Nestlé, Coca-Cola; en el aeronáutico Airbus; en el bancario, HSBC, Citi, y todo el sector de comercio con American Express, Visa,
entre otras del sector energético, acerero y más.

En el tema del dólar, al momento de consolidar sus ganancias las empresas en sus matrices de Europa, Estados Unidos u otros países, ¿la depreciación del peso está frenando el atractivo de México?

—En términos de exportación, el tema es positivo porque hace más competitivo a México en el sector manufacturero y para las cadenas de valor y los grupos globales que tienen presencia en este país benefician mucho.

En comparación con las metas planteadas en dólares a escala consolidada, no siempre están las cifras o no reflejan lo bien que han estado las ventas en pesos, porque cuando hablábamos con todas las empresas de nuestro organismo en 2016 han hecho volúmenes de venta superiores a las de antes.

Entonces, ¿no hay una percepción negativa por la fuerza del dólar?

—Hasta la fecha no.

En el caso de la inflación, con el incremento en el precio de las gasolinas y de otros energéticos, ¿las empresas contribuirán a la inflación o asumirán ciertos costos?

—La postura del CEEG es que mantener la estabilidad macroeconómica es un pilar fundamental para la competitividad de México, en este sentido estamos observando con mucho interés que la reforma energética no sólo ha tenido beneficios interesantes en atracción de nueva inversión, por ejemplo, con la última ronda de Pemex se demuestra esto, incluso después de la elección de Trump.

Eso beneficiará porque se reducirán costos de la energía, lo mismo se está desarrollando con la reforma de telecomunicaciones.

En cuanto al famoso gasolinazo, vemos a un país que está incursionando y que se está consolidando como un gran actor de economías abiertas y de libre mercado, es totalmente normal que los productos no estén regidos por precios de estado sino de mercado.

¿Descartaría una escalada de precios para este año?

—Nosotros nos acotamos a las previsiones que hacen tanto el Banco de México como la Secretaría de Hacienda del crecimiento e inflación.

¿Hay compromiso o no de las empresas para absorber parte del incremento del dólar?

—Hay compromiso de las empresas del CEEG de buscar la forma de no disparar la inflación en México.

¿Qué datos concretos hay sobre la aportación de las empresas globales en 2017?

—Desde el punto de inmediato, estamos por publicar en los siguientes días un estudio sobre la competitividad digital en México, para que se pueda incluir en la cuarta revolución industrial y traerá propuestas de políticas públicas, entre otras propuestas.

¿Las empresas globales están reduciendo expectativas de crecimiento de sus negocios por las bajas en proyecciones de crecimiento para la economía mexicana por parte de organismos internacionales?

—No hay reducción hoy en día de las perspectivas de negocio en México, lo que hay es mucho incertidumbre, sin embargo, no vemos hoy en día un decrecimiento de nuestras actividades.

Un tema pendiente es el salario mínimo y se ha dicho que el poder adquisitivo ha caído 70% en las últimas décadas, las empresas siendo socialmente responsables no han ajustado estos salarios para compensar al mexicano, ¿hay un trato no igualitario con lo que se paga en Estados Unidos y en México?

—Es un asunto en el cual estamos ajenos al debate, las empresas globales pagan en promedio más del doble de los sueldos promedios en México y de los mínimos. Estamos muy por encima de los pagos de sueldo de lo que acostumbra el mercado mexicano.

Estamos convencidos de que si México quiere incrementar los niveles de salarios y de sueldos, debemos de trabajar fuertemente para incrementar los niveles de educación para mover los niveles de calificación de la masa laboral de México hacia empleos mejor remunerados por tener valor agregado.

Aunque la persona esté totalmente sin calificación, ¿son justos estos 80 pesos? ¿Son dignos para un trabajador incluso sin la mínima capacitación?

—Reitero, nuestras empresas pagamos mucho más del mínimo, por lo que es un tema donde las empresas globales están muy por arriba de los mínimos impuestos por la ley.

¿Prevé llegadas de nuevas empresas a territorio mexicano?

—Estamos viendo que México sigue siendo un país muy atractivo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) opina que 2017 es un año con muchas oportunidades para México y no hay razón para lograr menos competitivo.

Sus fortalezas son los acuerdos de libre comercio, las reformas estructurales, su mano de obra calificado, su participación en las cadenas globales de valor, hacen que en términos relativo México se consolide como un país más competitivo que otros y de hecho eso lo está diciendo el presidente Trump desde hace un año, está diciendo que México es el país más competitivo del mundo y es tan competitivo que ellos tienen que proteger su economía.

¿Por qué surge la agenda 2030 del CEEG? y ¿cuáles son sus puntos principales?

—Nosotros nos dimos a la tarea de hacer esta planificación 2030, porque no podíamos hacer una organización de la presencia de nuestras empresas en el corto plazo y sin considerar las tendencias en el largo plazo a escala mundial, por esa razón hemos puesto esta meta para 2030. También nos permitió poner el debate en una manera distinta, la planificación económica y empresarial en México que por costumbre siempre está cortoplacista.

Las cuatro metas fundamentales planteadas es: convertir a México en quinto exportador mundial; incrementar la productividad laboral; duplicar el PIB per cápita, y crear hasta un millón de empleos al año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios