FMI, más pesimista que BM sobre México

Baja de 2.3% a 1.7% su previsión de crecimiento para el país; el organismo revisa al alza expectativa para EU y China
17/01/2017
01:40
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

Vientos en contra más fuertes para México por la incertidumbre relacionada con Estados Unidos, provocaron que el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisara a la baja el pronóstico de crecimiento de la economía para este año, una posición más pesimista que la del Banco Mundial (BM).

En el Informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) 2017, el organismo que preside Christine Lagarde ajustó el pronóstico que tenía en octubre del año pasado para la economía mexicana, de 2.3% a un nivel de 1.7%.

Para 2018 también recortó las posibilidades de expansión económica, para ubicarlas en 2%.

La estimación del FMI está debajo de la que hizo la semana pasada el BM, que le dio a México 1.8% para 2017 y 2.5% para 2018.

Hace un año el FMI esperaba que el Producto Interno Bruto (PIB) del país avanzaría 2.9%, estimación menor en dos décimas porcentuales respecto a la proyección de octubre de 2015, ajuste que se debió a un crecimiento anémico mundial, la depreciación del tipo de cambio, la caída de petroprecios y la desaceleración en China.

El fondo basa sus previsiones para México y Brasil en el supuesto de los cambios en el espectro de las políticas adoptadas en Estados Unidos.

15ene2017-fmifoco.gif

Gasto debilitado. La directora de la división de Estudios Económicos Mundiales del organismo, Oya Celasun, dijo que en la actualización de las expectativas se tomó en cuenta que si bien se esperan ajustadas condiciones financieras como tendencia en varias economías emergentes, para el caso de México es más pronunciada.

Además de la preocupación relacionada con el futuro de la política comercial de Estados Unidos y su efecto en la confianza, advirtió que se prevé debilidad en el gasto doméstico.

Para el consejero económico y director del departamento de Estudios del FMI, Maurice Obstfeld, es importante tomar en consideración que los movimientos postelectorales anticipan una política fiscal más expansiva en Estados Unidos, que exigirá a la Reserva Federal un ritmo más acelerado de aumento de las tasas de interés.

Manifestó que los mercados están conscientes de que la Casa Blanca y el Congreso por primera vez en seis años estarán en manos del mismo partido, y de que los cambios apuntan a recortes en las tasas de impuestos y, posiblemente, aumentos del gasto en infraestructura y defensa.

Pero, destacó que los detalles de la probable reforma fiscal futura aún no están claros, como tampoco el grado de aumento neto del gasto público ni el impacto en el consumo y la inversión, el déficit federal y el dólar.

 

Panorama mundial. Por esa misma razón, en el WEO el FMI mejoró las expectativas para la economía de Estados Unidos a causa del estímulo fiscal que se podría ver al darle 2.3% para 2017, es decir 0.25 puntos porcentuales más respecto a octubre de 2016; para el próximo año espera un repunte de 2.5%, 0.4 puntos por arriba de lo proyectado en octubre pasado.

También está revisando al alza el crecimiento en China en 0.3%, con un PIB de 6.5% en 2017 por el estímulo proyectado de política económica.

Además, el FMI prevé que a la economía mundial le va a ir mejor este año, con un crecimiento proyectado de 3.4%, así como con un avance de 3.5% en 2018. Al alza también se movieron los pronósticos para Alemania, Japón, España y Reino Unido.

En cambio, a América Latina le recortó el crecimiento en 0.4 puntos porcentuales, pues sólo crecerá 1.2% en 2017 y 2.1% el próximo año, es decir sin variación en comparación al WEO de octubre pasado. Esto se debe al comportamiento decepcionante en Argentina y Brasil, a lo que se añade el deterioro en Venezuela.

Para mercados emergentes las expectativas bajaron 0.1 puntos porcentuales tanto este como para el próximo año, al estimar una expansión de 4.5% y 4.8%, respectivamente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS