Empresarios debemos 'secuestrar' la educación: Jorge Vergara

El dueño de Grupo Omnilife, Jorge Vergara, propone seguir modelo de Educare para convertir a estudiantes en líderes; opina que el gobierno no ha podido contra el sindicato en conflicto magisterial
En la foto: Jorge Vergara Madrigal Dueño de Grupo Omnilife (CORTESÍA)
07/09/2016
04:00
Miguel Ángel Pallares Gómez
-A +A

[email protected]

En medio del conflicto magisterial en México, el empresario Jorge Vergara Madrigal, dueño de Grupo Omnilife, ha propuesto a la clase empresarial mexicana “secuestrar la educación” del país para ofrecer mejor calidad en las aulas y tener una forma diferente de enseñar basada en su modelo de escuelas Educare.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el directivo explicó que su objetivo no es tener una cadena de escuelas, sino incentivar a los empresarios para que abran colegios en el país con la visión de apoyar la educación y tener un modelo que realmente incentive la conciencia de los jóvenes y los ayude convertirse en líderes a escala mundial.

Educare es el nombre de un proyecto educativo que tiene Vergara en Jalisco, donde han estudiado jóvenes como Javier “Chicharito” Hernández y otros. El objetivo de esta escuela es brindar una educación integral y despertar el interés de los alumnos con métodos de estudio innovadores.

Sobre otros temas, Vergara aseguró que el proyecto de su ex esposa Angélica Fuentes fue destruir Grupo Omnilife, pero ahora la empresa ha reiniciado una nueva etapa de crecimiento a escala mundial con ventas de casi 800 millones de dólares. Agregó que está interesado en participar en industrias del cine, inmobiliaria y educativa.

Con 25 años de operación de Grupo Omnilife y las crisis que ha pasado, ¿qué viene en planes de negocios?

—Para mí las crisis te generan cambios. Este cambio fue muy significativo porque fue una gran crisis la que vivimos a raíz del fraude, pero nos dio la oportunidad no sólo de aprender sino de renovarnos en todos sentidos.

Nos estamos renovando en metodologías de marketing; en investigaciones para abrir países; mejorando el uso de tecnología con distribuidores; revolucionando productos, porque nos habíamos retrasado cuatro o seis años.

La verdad ha sido una experiencia que nos está sirviendo para revolucionar Omnilife, no resurgir porque no habíamos desaparecido pero estamos creciendo más de lo pensado.

¿Cómo empresario en qué mercados o industrias quiere participar?

Tengo muchos proyectos de emprendimiento, por ejemplo, hacer realidad JVC. Este desarrollo inmobiliario que alguna vez fue ambicioso y detonó en México el uso de la arquitectura para la venta de desarrollos inmobiliarios, antes no había ese gusto por la arquitectura. Quiero lograr ese proyecto, al final ha costado mucho trabajo.

También quiero entrar a otras áreas de desarrollo de productos, busco que México se convierta en el desarrollador de suplementos nutricionales más importante del mundo.

Con Educare, las escuelas, queremos esparcir la parte de educación y tenemos otros planes para ayudar a México a que cambie.

¿Qué noticias podemos eperar de Omnilife?

—Anunciaremos nuevos productos, nuevas tecnologías para entrenamiento, lanzamos el entrenamiento virtual, cosa que no existía.

La tendencia en Estados Unidos muestra que Walmart cerrará tiendas y así lo harán otras cadenas, el mercado va hacia la venta por internet y la venta directa. En el futuro, de cada cuatro ventas, dos serán por internet y dos por venta directa.

En los próximos 10 años ¿Cómo ve a Omnilife?

—En Omnilife seremos por lo menos 15 millones de personas como distribuidores, estaremos por lo menos en 10 países más, y por supuesto con las ventas multiplicadas exponencialmente. En 10 años creceremos de cinco a seis veces lo que ahora vendemos. Con desarrollo de productos y manufactura.

¿Cuál es la principal barrera para llegar a sus metas?

—Las primera barrera u obstáculo que tenemos en los países son las regulaciones, muchos de ellos están manejados por las farmacéuticas que no quieren que los suplementos se conviertan en lo que son.

En algunos países como China, la tradición comunista no permite la aglomeración de personas, no permite el multinivel, es una barrera.

Cuando entré a Colombia, no había norma oficial de suplementos, la hicimos en México y la llevamos a ese país y fue aceptada. Es un reto que tenemos en muchas naciones, estamos trabajando en la norma oficial.

Dentro de la parte financiera, países con devaluaciones en Sudamérica nos genera un reto en precios, calidad y costos. Buscamos evitar estas alzas monumentales en el costo, por ejemplo, en Argentina donde la moneda se devaluó considerablemente.

Otras barreras son los regímenes políticos, en Venezuela nunca esperamos que nos tuviéramos que salir, era nuestro mejor país de Sudamérica, pero “Inmaduro” (Nicolás Maduro) nos sacó a patadas, entonces hasta que no se vaya no podremos regresar. Es una barrera que no puedes visualizar, pero tampoco tienes que tener miedo de cambiarla, tienes que entrarle y cambiarla.

Y obviamente las barreras del idioma que tenemos que superar. El chino, el ruso, los dos están en chino hablarlos, yo por ejemplo, hablo inglés, español, un poco de portugués y estoy empezando a aprender italiano. Pero el chino y el ruso lo intenté pero no estoy en edad de empezar hablar chino.

¿Cuál es su visión de México en el tema de educación? ¿Cuál sería su propuesta para el gobierno?

—Yo he intentado proponer, que vean el modelo, tengo 20 años demostrando con egresados los resultados de la educación. El Chícharito es por ejemplo un egresado de Educare, Zaldívar es otro ex estudiante.

Todos estos chavitos de Chivas son de Educare y su educación es totalmente diferente, una autoestima bestial, porque aquí trabajamos mucho en la autoestima y en la creencia que pueden convertirse en líderes de este país para cambiarlo

Con el gobierno lo veo difícil, porque si no puede con el sindicato de maestros, menos lo va a poder hacer.

Lo que he propuesto a empresarios es que secuestremos la educación, que invirtamos. A un empresario muy rico le decía, “oye vas a invertir en una escuela lo que te cuestan tus vacaciones de 15 días, no chifles, pon una escuela, yo te doy el know how, crecemos Educare y empezamos a permear”.

Fui con Babson en Harvard, estuve con ellos, me invitaron a una plática, me enamoré con lo que están haciendo, les dije tengo esta escuela, quiero que vengan a Guadalajara para ver si me pueden aceptar, hacer un currículo y que sea la primera preparatoria de emprendedurismo en el mundo. Se emocionaron, le entraron y estamos arrancando este septiembre con Babson en Educare, donde los chavos van a salir de tercero de prepa con estudios equivalentes a emprendedurismo para realizar cualquier cosa.

La educación es algo básico para cambiar este país, no vamos a quitar la corrupción, ni la mala administración, ni la ineficiencia si no nos educamos diferente. Es algo que tenemos que hacer. La muestra más tangible son los chavos “chivos”, que están en Verde Valle, el cambio tan importante que tienen de éxito como futbolistas, como personas íntegras. Por ejemplo, tenemos 17 chavos en el equipo de futbol que son universitarios, no es para que se dediquen a ejercer una profesión, sino que acumulen conocimientos para ser mejores jugadores, mejores dirigentes en un futuro.

Yo quisiera lograr contagiar a muchos empresarios a que hagamos.

¿Cuál ha sido la respuesta de los empresarios?

—Me ha costado mucho trabajo, la gente es muy tacaña, yo les digo “tus hijos se van a pasar 25 años estudiando y qué prefieres que salgan de poca madre o con carencias”.

Hay uno de ellos que cuando llegó a vivir a la Ciudad de México dijo “ya me arrepentí pon una escuela aquí”, le dije “ponla tú y yo le entro”, porque al final de cuentas no pretendo hacer una cadena de escuelas, lo que quiero es hacer conciencia en la gente y lo voy a lograr tarde o temprano, vas a ver que Monterrey es el primero que abra.

Habíamos abierto uno en Ciudad Juárez que desgraciadamente tuvimos que cerrar, por la situación con Angélica, pero la idea es crecer la educación y hacer entender la necesidad de cambiar la educación de este país.

En el ámbito de la política y los negocios, ¿Cómo ve la visita de Donald Trump a México?

—Desde mi punto de vista Trump está fundido, es un inmaduro, un Chávez, un demagogo, populista, aunque me prohíban entrar a Estados Unidos, pues ni modo. Tengo el valor de decir las cosas. Creo que es una gente inestable, porque al final de cuentas a través de un mensaje populista va ganando adeptos, porque ahora dijo que permitirá la migración y otras cosas.

Los americanos si no quieren tener una crisis como las que hemos tenido en Sudamérica, donde estamos acostumbrados a las crisis por decirlo así, si eligen a Trump van a tener una crisis bestial, económica y social.

Hillary es un eslabón importante, soy muy creyente de la mujer, creo que sería la primera mujer presidenta en Estados Unidos, eso sería muy significativo, abriría las puertas para que en México suceda algo parecido.

Hay que entender que la mujer tiene muchas cualidades para administrar un país, experiencia y el ser mujer le da muchas ventajas sobre el hombre, ya hemos demostrado los hombres que llevamos 2 mil años echando a perder y hay que darle chance a las mujeres de hacer las cosas bien.

¿Esta visita refleja que se le tiene miedo a Trump? ¿Los empresarios le temen?

—Yo no le tengo miedo por supuesto a Trump, es un populista brabucón como todos los que hemos visto en Sudamérica, que me corran como me corrió Inmaduro. Tenemos una dependencia bestial a Estados Unidos, la oportunidad que tenemos en este momento y que Trump está ayudando a ver es que: México se convierta en exportador global, hay mercados como Europa, China, ansiosos de nuestros productos y no les hacemos caso.

Tenemos que abrir los ojos. Cuando fui a Sudamérica éramos en algunos países la única empresa mexicana trabajando, ahora hay varias, América Móvil, Bimbo, pero no hay tantas.

Cuando fui a Colombia me dijeron y qué vas a hacer allá, primero Estados Unidos. No me he arrepentido porque ha sido muy grande el crecimiento, somos el número uno en cada uno de los países y Sudamérica nos ve como nosotros vemos a Estados Unidos.

Esta oportunidad de Trump es para que los empresarios nos pongamos las pilas y abramos mercados. Que Trump cambie el Tratado de Libre Comercio, ponga el muro, que haga lo que quiera si lo eligen, pero que nos haga los mandados porque lo que nos hizo fue que creciéramos en el resto del mundo.

En el mercado interno hay una propuesta de subir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a 16% para bebidas azucaradas, donde también podría afectar a los suplementos, ¿hay riesgo?

—Sí hay riesgo, por supuesto. Te pongo el ejemplo de las bebidas energéticas, cuando Josefina Vázquez Mota era senadora le dije “por qué pones el IEPS a energéticos”, me respondió “es que los chavos se ponen muy mal en los bares” y le dije: “entonces el alcohol les hace bien y el energético les hace mal, explícame”. Es increíble lo que hacemos en este país en ese sentido, queremos corregir problemas de salud arrasando con impuestos y deteniendo su venta.

Obviamente no estamos de acuerdo, vamos a trabajar para defendernos porque al final de cuentas en México pones en juego muchas fuentes de negocios que tiene Omnilife.

Yo diría no subas el IEPS, hazlos cambiar a stevia que no hace daño. Es como el tabaco, sube el impuesto a las nubes y qué se ha logrado, siguen habiendo muchas enfermedades por cigarro y el azúcar está igual, somos el país con la mayor cantidad de diabéticos en el mundo, subieron el IEPS y no se dejó de consumir el refresco.

Lo que tenemos que hacer son suplementos y educación para que la gente cambie su manera de comer.

En este momento ¿ya concluyó la crisis tanto personal como en los negocios? El monto de pérdidas ascendió a 2 mil 600 millones de pesos, ¿cuál fue la causa principal qué detonó este problema?

—La causa principal del problema es que me di cuenta de lo que estaba sucediendo, el proyecto de Angélica era destruir Omnilife, crear Angelíssima con sus marcas y cosméticos, llevarse toda la plataforma de distribuidores y productos a Angelíssima.

A mí quería dejarme en la calle con las deudas de Omnilife, cambió la deuda de Chivas a Omnilife, por ejemplo, la causa fue que cuando me di cuenta tomé acciones y comencé a tiempo.

La crisis ya terminó en cierta forma porque fue sentenciada, se declaró, todo el proceso va en camino, eso todavía no termina porque en México la justicia es larga en ese sentido.

Pero ¿ya concluyó? ¿El divorcio está y la patria potestad de sus hijos la tiene usted?

—Sí, el divorcio terminó, la parte de las empresas están juzgadas y se devolvieron a la propiedad original. Pero todavía tenemos la crisis que dejó en la parte financiera, porque desbalanceó todas las deudas y eso es lo que estamos trabajando en este momento.

La ventaja es que estamos creciendo y teniendo recursos para subsanarlo, pero creo que esta crisis no fue deseada, pero muy bien aceptada en el sentido del mensaje de crecimiento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios