Limita la inseguridad al crecimiento del PIB

El CEESP dice que corrupción e impunidad también afectan
PIB, México, inseguridad, CEESP
El CEESP dice que corrupción e impunidad también afectan al crecimiento del PIB
08/06/2015
02:30
Ivette Saldaña
Ciudad de México
-A +A

La corrupción, impunidad e inseguridad se fortalecen como factores que limitan el avance de la economía e incluso ya superan la relevancia de aspectos económicos como la política fiscal, el debilitamiento del mercado interno o la inestabilidad financiera, aseguró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Lo anterior provoca un deterioro de las expectativas macroeconómicas, lo que ya se vio en la encuesta que realiza el Banco de México a los especialistas, quienes estiman que el PIB de 2015 crecerá 2.66% y 3.32% para 2016.

“El esfuerzo de las secretarías que han buscado mejorar las reglas del juego y eliminar obstáculos a la inversión se encuentra en entredicho. El éxito de las reformas estructurales depende del Estado de derecho, de la certeza jurídica y de un poder judicial honesto”, explicó el CEESP.

Lo anterior porque la inseguridad, la impunidad y la corrupción “se han robustecido de tal manera que ahora son considerados dentro de los principales factores que pueden inhibir el crecimiento económico”.

La tolerancia del gobierno al pillaje y desorden no garantiza la seguridad que requieren los inversionistas y la economía para lograr estabilidad. A todo ello se le suman eventos recientes, como la suspensión de la evaluación determinada por el gobierno.

“Cuando existen elementos que inciden negativamente en la confianza, la población se vuelve más cautelosa a la hora de consumir, situación que se refleja en una debilidad del mercado interno”, expuso el CEESP, que dirige Luis Foncerrada Pascal.

Asimismo, cuando se deteriora la confianza de los inversionistas, puede redundar en un menor flujo de recursos para invertir.

En la mayoría de los indicadores internacionales que miden justicia, seguridad y corrupción, México sale mal calificado. En el Proyecto Mundial de Justicia, México se ubicó en el lugar 79 de un total de 102 países. En corrupción se cayó 10 posiciones para quedar en el 88; en restricciones en poderes de gobierno, en el que se mide la eficacia de los controles institucionales, se ubicó en el sitio 61, lo que implicó un retroceso de 13 escalones.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS