Aplazan de nuevo la estrategia nacional de producción de gas

Recorte presupuestal de Pemex afecta al proyecto para el campo gasífero Lakach
08/06/2015
02:30
Noé Cruz Serrano
Ciudad de México
-A +A

La estrategia de aumentar la producción de gas natural en México no avanza y nuevamente se frena, en esta ocasión, por razones presupuestales.

Pemex y el gobierno federal apostaron a la explotación de campos productores de gas para disminuir las importaciones, uno de ellos, Lakach, que es el primer campo gasífero que se desarrollará en aguas profundas y que se presentó como una opción viable para contribuir a incrementar la oferta, ya que podría proporcionar 400 millones de pies cúbicos diarios en su producción máxima al mercado nacional.

Sin embargo, su entrada en operación se desfasará por segunda ocasión consecutiva. Fuentes de Pemex confirmaron que este activo empezará a producir gas a partir de 2017 y no este año como se tenía previsto.

Antes, en 2013, Lakach ya había sufrido un primer desfase, pues se esperaba que iniciara producción ese año, pero por problemas en la perforación del pozo delimitador y de la información obtenida del mismo, fue necesario ajustar el programa de producción hasta el primer trimestre de 2015.

No obstante, como resultado de los recortes presupuestales a la empresa petrolera, las inversiones previstas para este campo disminuirán 42% —2 mil 278 millones de pesos—, lo cual obligó a Pemex a reprogramar su aportación a la producción nacional de gas para dentro de dos años, con las consecuentes afectaciones que ello conlleva.

Analistas del sector energético señalaron que una menor producción tanto de petróleo como de gas confirma los riesgos que enfrenta el crecimiento de la economía.

Dolores Ramón, de la firma financiera Bx+, señaló que si bien ya se anticipaba una menor plataforma de producción para este y el próximo años, diferir proyectos como Lakach tendrá un impacto significativo en el comportamiento de toda la cadena productiva asociada al campo, desde la derrama económica que supone entre proveedores y contratistas hasta las perspectivas de aumentar la producción.

Buena parte de este programa para los próximos años se sustentó en este campo, que se localiza frente a las costas de Veracruz, en aguas territoriales profundas del Golfo de México, al que se le han invertido 11 mil 112 millones de pesos en los últimos cinco años.

Beneficios del proyecto

La aportación de campos productores de gas, entre ellos Lakach, permitiría según las expectativas de la reforma energética, “aumentar la producción de 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios que se producen actualmente, a 8 mil millones en 2018, así como a 10 mil 400 millones en 2025”.

Estos niveles son necesarios dado que se espera un crecimiento de la demanda de 3.5% anual en el mercado nacional en el periodo 2014-2026, el cual obedece principalmente al consumo de los sectores eléctrico, petrolero e industrial: el sector eléctrico se convertirá en el principal demandante de gas natural en 2026 con una participación de 46.3%, el segundo será el petrolero, con 36.1%, y el tercero, el industrial, que representará 16.1% del total nacional.

En este esquema, el Proyecto Integral Lakach juega un papel importante, pues mediante su explotación se busca maximizar el valor económico de sus reservas probables (2P), a partir de la recuperación de 850 mil millones de pies cúbicos de gas natural, con un factor de recuperación de 75%.

Se calcula que la vida del desarrollo del campo Lakach será de 20 años.

De acuerdo con datos de Pemex, el objetivo principal del proyecto es reducir las importaciones de gas natural y gas natural licuado, lo que contribuirá a garantizar la seguridad energética del país, pues México enfrenta un déficit de gas de 23%.

Dependencia de otros países

La empresa productiva del Estado había advertido a finales del año pasado, en la última versión del estudio costo-beneficio enviada a la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que “ante un escenario de falta de inversión para proyectos de aguas profundas y de desarrollo como el Proyecto Integral Lakach, el déficit deberá ser cubierto mediante importaciones de otros países”.

Con el recorte al gasto del proyecto y su diferimiento se confirma la tendencia de que el país aumente su dependencia de gas del exterior. Entre 2008 y el primer cuatrimestre de este año, las importaciones de Pemex Gas y Petroquímica Básica de este hidrocarburo aumentaron 169.5%, por las que ha pagado 11 mil 303 millones de dólares.

El subdirector de Gas de Pemex, Jorge de la Huerta, ha planteado que las importaciones seguirán creciendo y que en 2019 podrían alcanzar 5 mil 589 millones de pies cúbicos diarios, es decir, un volumen ligeramente superior al que se produce actualmente, que es de 5 mil 302 millones, a mayo de 2015.

En materia de producción, el diferimiento de Lakach complica los escenarios sobre los niveles de extracción del carburante, pues entre 2008 y el primer cuatrimestre de 2015 éste se ha reducido 19.9%.

Además, de acuerdo con la Gerencia de Planeación Estratégica y Evaluación de Cartera de Pemex Exploración y Producción, con los campos solicitados y asignados a la empresa productiva del Estado como parte de la llamada Ronda Cero se espera una reducción adicional de la producción de gas de 18% entre 2015 y 2019.

Francisco Vazquez Ahued, de la firma Moody’s Investors Service, aseguró que parte de la caída en la producción se explica por recortes presupuestales ordenados por el gobierno federal, la cual llevará a una aceleración en la caída de los pozos petroleros en algunas regiones petroleras.

El especialista sostiene que la reducción en el nivel producción es un factor crediticio negativo para los estados, ya que resultará en menores transferencias de participaciones federales.

Las entidades que se verán más afectados son Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche.

Explica que los recortes en la producción petrolera aumentan la posibilidad de que se utilice el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF).

No obstante, y ante la situación actual y las perspectivas del mercado internacional de gas natural, Pemex y las autoridades del sector energético consideran una alta disponibilidad de este hidrocarburo y precios bajos del energético en Norteamérica, por lo que creen que en este momento es más redituable traer de Estados Unidos gas que producirlo internamente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS