Pobreza e inseguridad marcan a Guerrero

Es la segunda entidad con mayor marginación entre sus habitantes: analistas
02/06/2015
05:59
Ciudad de México
-A +A

Guerrero es un estado turístico que está marcado por la pobreza y la inseguridad. La masacre de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, ocurrida en septiembre pasado, detonó una crisis política que provocó la salida del gobernador perredista Ángel Aguirre Rivero, y el nombramiento de Rogelio Ortega como mandatario interino de la entidad, previo a las elecciones del próximo 7 de junio.

Con más de 40% de su población radicada en zonas rurales de menos de dos mil 500 habitantes, Guerrero es el segundo estado del país con una mayor proporción de marginación entre sus habitantes. Cifras oficiales indican que siete de cada 10 guerrerenses viven en pobreza, es decir, 2.44 millones de habitantes al cierre de 2012.

La agricultura se practica en 85% de los municipios de la entidad; sin embargo, se trata de agricultura temporal, por lo que apenas rinde para el autoconsumo de cada comunidad. Debido a esto, dicha actividad contribuye apenas con 5% del Producto Interno Bruto (PIB) estatal.

En 73 de los 81 municipios que conforman la entidad se presentan niveles de marginación, según reportes del Consejo Nacional de Población.

La mitad de los trabajadores subordinados en la entidad ganan hasta dos salarios mínimos o menos, 69.6% de la población ocupada laboran de manera informal, es decir, sin seguridad social y sin las garantías que prevé la ley. La remuneración promedio del trabajador guerrerense en el sector formal es de apenas 242.38 pesos al día, cifra 38.8% inferior al promedio nacional, de acuerdo con datos al mes de abril del IMSS.

Guerrero genera niveles de riqueza muy por debajo de la media nacional, debido a la importancia de la agricultura de subsistencia y los bajos niveles de actividad industrial en el resto del estado. En 2014, el PIB per cápita del estado fue aproximadamente de 52.1% del promedio del país, de acuerdo con datos recientes del Inegi.

Hasta ahora, ningún partido ha podido acabar con los niveles de marginación que se viven en esta región del país. Aun con la llegada del PRD al poder en 2005 —tras 70 años de mandato del PRI—, las cosas no han dejado de empeorar, coinciden analistas.

Consecuencias directas de los altos niveles de pobreza son la migración y la siembra de enervantes. Guerrero es, junto con Oaxaca, uno de los estados que más migrantes expulsan del país. Se calcula que cada año más de 73 mil guerrerenses abandonan el país en busca de un trabajo mejor remunerado en Estados Unidos.

Guerrero también ocupa el primer lugar en cuanto a producción de amapola en el país, ya que en su territorio se genera 60% de este enervante ilícito, según información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La expansión de los grupos delictivos ha generado una creciente violencia e inseguridad en la región. El 78.9% de la población adulta en el estado percibe como insegura la entidad donde reside, dicha tasa se encuentra por arriba de 73.3% del promedio nacional, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública 2014.

La creciente percepción de inseguridad ha afectado al turismo, principal actividad económica del estado. Dicho sector representa 26% del PIB de Guerrero y está concentrada en Acapulco e Ixtapa Zihuatanejo.

El resto del PIB estatal se conforma en 28% por actividades de servicios comunales, sociales y personales; 13% de servicios financieros e inmobiliarios y otro 12% por actividades de transporte y almacenaje.

Pese a los problemas de inseguridad, durante el año pasado la economía de Guerrero se estima que reportó un crecimiento de 5.7%, cifra superior en comparación con el 2.1% que registró el promedio nacional. Pero esto fue resultado de que en 2013 la base de comparación quedó muy baja, como consecuencia de los daños económicos que provocaron los huracanes, comentó la especialista de Banamex, Guillermina Rodriguez.

Sin embargo, la analista considera que esto no va a ser sostenible en el largo plazo, por lo que para este año estima que el crecimiento económico de la entidad será de 2.1%.

El principal reto de la entidad será recobrar la estabilidad política de la región y reducir la percepción de inseguridad. En el terreno económico, Guillermina Rodriguez destaca la parte de las inversiones turísticas, el sector servicios y manufacturas.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS