Carstens: las elecciones no causarán volatilidad

El gobernador de Banxico destaca la labor del INE durante este proceso. Normalización monetaria en EU genera "turbulencia" a todas las divisas, afirma
El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, durante la entrega de una colección numismática conformada por más de 60 mil billetes porfirianos.
02/06/2015
05:48
Ciudad de México
-A +A

Las elecciones del próximo domingo no generarán más volatilidad financiera en el país, aseguró el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

El responsable de la política monetaria del país mencionó que el Instituto Nacional Electoral (INE) está realizando un gran trabajo y espera que todos los ciudadanos actúen de manera responsable durante el ejercicio democrático próximo, lo que ayudará en la opinión pública.

“Yo espero que las elecciones se lleven a cabo en paz y con tranquilidad”, expresó después de encabezar la ceremonia de entrega-recepción de una colección de más de 60 mil billetes porfirianos por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) a Banxico, además de la inauguración de la exposición “Viaje Centenario, de Veracruz a Chapultepec”.

La máxima voz del banco central descartó que actualmente haya una manipulación del peso mexicano, y explicó que más bien se trata de una “turbulencia natural”. Agregó que todas las divisas experimentan volatilidad, lo cual tiene que ver con el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos.

En lo que va del año, el tipo de cambio del peso frente al dólar registra una depreciación de 5.04%, equivalente a 74 centavos. Ayer, el billete estadounidense se cotizó en 15.4910 pesos.

El resultado deriva, principalmente, de la divergencia de políticas monetarias y los bajos petroprecios, los cuales promueven un mayor flujo de capitales hacia Estados Unidos, lo que revalora a su moneda frente a las demás divisas.

Recientemente, las expectativas de un alza de la tasa de fondos federales, por parte de la Reserva Federal (Fed), se recorrieron a septiembre, según la encuesta Blue Chip, una de las más amplias en el mercado, que arroja un 90% de probabilidad de que esto suceda.

En la minuta de la última reunión de política monetaria de la junta de gobierno de Banxico, la mayoría de los miembros concordó en que tomando en consideración el reciente ajuste fiscal y el que las expectativas de inflación están bien ancladas, adelantarse a la Fed “tendría más costos que beneficios”, lo que podría afectar la recuperación económica en México.

Lo anterior acontece al mismo tiempo que el Banco Central Europeo mantiene en mínimos históricos de 0.05% su tipo de interés de referencia y en territorio negativo de 0.2% su tasa de depósitos. A esto se suman las compras de deuda soberana por un valor de 60 mil millones de euros que realiza cada mes la autoridad monetaria.

Los resultados económicos de China mantienen la especulación de nuevas medidas de estímulo por parte del gobierno y de su banco central, el cual desde noviembre pasado ha recortado en tres ocasiones su tasa de fondeo para quedar en 5.1%.

Durante las elecciones pasadas, los mercados financieros en México no experimentaron mayor volatilidad.

En las elecciones de 2012, que tuvieron lugar el 1 de julio, el dólar se encareció 38 centavos, o 2.72% en el mismo periodo, resultado de la crisis bancaria en Europa y la desaceleración económica a nivel global que prevalecía en ese momento; en los comicios de 2009 que se celebraron el 5 de julio y en plena crisis económica mundial, la cotización del billete verde descendió 64 centavos, o 4.63%, ya que después de tocar un máximo de 15.49 pesos el 9 de marzo de ese año, comenzó una significativa apreciación de la divisa mexicana.

Con respecto a dicha entrega, la SRE entregó un acervo de 60 mil billetes emitidos por 28 bancos privados que operaban en nuestro país a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, los cuales permanecieron durante décadas en poder del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, tras la invasión del puerto de Veracruz.

El acervo numismático se integra por billetes de diferentes denominaciones en uso en aquella época: 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100, 500 y mil pesos.

Destacan algunas piezas de 500 y mil pesos, las cuales no eran conocidas antes de la recepción de este acervo, o bien pertenecen a series y fechas tampoco identificadas.

Su estado de conservación es variable, ya que se tienen piezas sin circular, así como otras con signos evidentes de circulación intensa.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS