Campeche, a revertir crisis por el desplome petrolero

La declinación del yacimiento Cantarell arrastró a una recesión a la entidad
28/05/2015
05:37
Rubén Migueles
-A +A

[email protected]

El desplome de la producción petrolera, en particular del yacimiento Cantarell, ha arrastrado a la economía del estado de Campeche en los últimos años a una recesión, sin que haya podido hacer algo efectivo al respecto la administración del actual gobernador, Fernando Ortega.

En lo que va del presente gobierno, la entidad no ha logrado salir de la profunda recesión que viene arrastrando desde hace diez años como parte de la debacle petrolera

De 2010 a 2013, el Producto Interno Bruto (PIB) de la entidad registró una caída anual promedio de 2%, y si bien para 2013 logró por primera vez un crecimiento marginal de apenas 0.7%, el Indicador Trimestral de Actividad Económica Estatal (ITAEE) que elabora el Inegi, reportó un descenso anual de 4.7% en 2014, de manera que la crisis se agudizó el año pasado.

Todo lo anterior es resultado de la gran dependencia que tiene la economía estatal de la extracción del hidrocarburo, que por sí sola representa el 80% de su PIB.

La producción de crudo en el yacimiento Cantarell, ubicado en la zona de Campeche, pasó de 2 millones 125 mil barriles diarios (62% de la producción nacional) en 2004, a solamente 322 mil barriles por día durante el año pasado, cifra que significa un desplome de 84.8%.

De igual forma que la economía estatal está ligada a Cantarell, las finanzas del gobierno estatal dependen en gran medida de la producción de petróleo. La reducción de estos ingresos se ha reflejado en un incremento importante de la deuda del gobierno local, que pasó de representar 5.8% de las participaciones que recibe de la Federación en 2010, cuando entró el actual gobernador, a 24.7% de dichos recursos al cierre del año pasado.

Aunque el crecimiento del endeudamiento del gobierno de Campeche no es todavía un problema grave, analistas coinciden en la necesidad que tendrá la nueva administración por impulsar ingresos propios para evitar que los pasivos sigan creciendo.

En 2014, el PIB de la entidad cayó 4.7%, pero si se descuenta la contribución del petróleo, la economía se habría desplomado hasta aproximadamente 6.9%, de acuerdo con estimaciones de la especialista de Banamex, Guillermina Rodríguez.

El año pasado fue bastante malo para la entidad en términos económicos, tanto por la extracción de petróleo como para otros sectores que son importantes para la economía de la entidad, como fue el caso de la industria de la construcción (8% del PIB estatal), y que como resultado de la contracción, tanto de obra pública como privada, registró una caída de 22%, especificó la analista.

La crisis por la que atraviesa la economía campechana ha incrementado el número de desempleados. Del primer trimestre de 2010 al mismo lapso de 2015, el número de personas desocupadas en la entidad pasó de 9 mil 600 a 11 mil 130 trabajadores, lo que significó un incremento de 16%.

Pese a lo anterior, la tasa de desempleo abierto en la zona de Campeche se ubicó en 2.8% de la Población Económicamente Activa (PEA), cifra inferior al 4.2% reportado a nivel nacional durante los primeros tres meses del presente año.

En un intento por diversificar la economía y aprovechar el potencial agrícola del sur del estado, el gobierno local le apostó a la siembra de la palma africana, y para ello dio inicio un proyecto ambicioso que contempla para este año tener una superficie sembrada de más de 33 mil hectáreas de esa palma aceitera.

A corto plazo no se ven perspectivas de diversificación para la economía campechana, que seguirá dependiendo del petróleo por unos años más.

Sin embargo, lo que sí podría ocurrir es que las mayores inversiones en el sector energético impulsen un auge en los servicios, lo que podría ayudar a la recuperación económica de la entidad, indicó Guillermina Rodríguez.

En este sentido, el principal reto de la nueva administración que llegue al gobierno de Campeche como resultado de las elecciones del 7 de junio, será sacar al estado del letargo económico que vive desde el año 2005, instrumentar políticas que impulsen una mayor diversificación de las actividades productivas y evitar un mayor endeudamiento.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS