Inteligencia artificial puede minimizar amenazas

Seguridad informática. Las nuevas herramientas tienen la capacidad de anticipar un posible ataque: Gigamon
Con Inteligencia artificial se identifican patrones y se puede decidir antes de que el ataque se presente. (ISTOCKPHOTO.COM)
08/04/2017
01:36
Octavio Castillo
-A +A

[email protected]

El auge de la Inteligencia Artificial casi siempre se ha tomado desde el punto de vista de la robótica y los sistemas cognitivos. Sin embargo, uno de sus principales usos a nivel industrial y empresarial se encuentra en el ámbito de la ciberseguridad.

“Cuando hablamos de ciberseguridad por lo general pensamos en estas brechas que empresas de renombre han estado experimentando, robos de datos, identidades, cuentas bancarias, que, si bien son delicados, son solo una de las variantes de la ciberdelincuencia hoy día”, dijo Paul Hooper, CEO de la firma Gigamon.

El especialista enfatizó que uno de los mayores retos se encuentra ahora en la nube, “no solo por la cantidad de información que existe allí sino porque desde ese mismo entorno la ciberdelincuencia puede operar de forma más eficiente y ubicua para concretar un crimen”.

Para el presidente de Gigamon, el tema de la seguridad informática en las empresas, y aún a nivel personal, ya se convirtió en una buena práctica, pues cada vez son menos los usuarios y las organizaciones que ven en las herramientas de protección un estorbo, aunque, de acuerdo con Hooper, la ciberdelincuencia ha encontrado otras maneras de monetizar su actividad siendo estas mucho más efectivas.

“Los recursos financieros que los delincuentes cibernéticos pueden obtener por medio del robo de datos personales es importante, sin embargo, no se compara con lo que están comenzando a recibir por medio de los ataques bajo demanda. Existen sitios en los cuales cualquier persona o grupo puede contratar un ataque, de la misma manera en que compras un libro por Internet, solo señalas cuál es el objetivo, el número de máquinas que requieres, el tipo de ataque y pagas la cantidad indicada. Una vez hecho el pago, el ataque se ejecuta, es decir que ya no se da un valor económico a la empresa que se ataca, sino que ya reciben recursos por la contratación de sus servicios”.

Por lo general el tipo de ataques que se contratan son de Negación Distribuida del Servicio o DDoS por sus siglas en inglés que consisten en saturar los servidores de una compañía con peticiones de conexión más allá de su capacidad hasta que colapsan. Con la llegada del Internet de las Cosas este tipo de amenazas serán más frecuentes y proteger los objetos algo crítico.

“Pasamos de conectar dispositivos como computadoras y teléfonos a conectar prácticamente todo, ese es un gran cambio y creo que la industria aún no está lista para ello. Asegurarse de que las comunicaciones y los servicios serán entregados en tiempo real y de manera segura es muy importante, sobre todo en los procesos de misión crítica como puede ser el tráfico para los vehículos autónomos o las máquinas dentro de un hospital. Un ataque como el de hace unos meses cuando tiraron servicios como Amazon o Facebook no pueden suceder en un entorno hospitalario, imagina lo que pasaría, todas las vidas que estarían en peligro si un hospital no puede funcionar porque sus aparatos, instrumental y equipos de monitoreo y soporte vital están comprometidos por un ataque DDoS, por lo que hace falta una solución robusta que nos blinde contra ello".

Paul Hooper señala que será necesario el uso de herramientas dotadas de Inteligencia Artificial que serán clave en el mediano plazo. “Requeriremos sistemas que estén alerta todo el tiempo y sepan identificar patrones inusuales, que sean capaces de tomar decisiones y de desactivar las amenazas antes de que sucedan. Las soluciones de seguridad dotadas de inteligencia artificial y machine learning serán las herramientas principales que mantendrán seguros los sistemas informáticos en el mediano plazo”.

Agrega que será necesario diseñar soluciones que puedan entender y comprender las amenazas, la forma en que se distribuyen y evolucionan. “La seguridad informática desde una óptica de Inteligencia artificial se convierte en una herramienta que aprende del entorno y se transforma en una solución proactiva que está buscando las amenazas antes que sucedan, al contrario de la aproximación actual, en donde la seguridad es reactiva y defiende los sistemas hasta que el ataque está sucediendo", finaliza el directivo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS