La gran oveja negra de Moto Guzzi V9

Nos rendimos ante la Bobber y su fantástico look salido de las tinieblas.
09/07/2017
11:00
Motorette
-A +A
El año pasado, Moto Guzzi lanzó la familia V9 para homenajear a los preparadores de motos custom, quienes han hecho maravillas tomando como base las creaciones de esta firma italiana. Las V9 (Bobber y Roamer) son motos medianas para las que Moto Guzzi desarrolló un nuevo chasís y un motor bicilíndrico de 850 centímetros cúbicos para combinar lo mejor de dos mundos: un diseño de antaño con tecnología moderna. Nos centraremos ahora en la V9 Bobber, que es bastante parecida a su hermana Roamer, pero claramente funciona como la “oveja negra de la familia”, pues tiene un look mucho más oscuro. 

Pero antes, un poco de historia. El movimiento Bobber se originó en Estados Unidos en los años 30, de la mano de moteros que lo único que querían era ir lo más rápido posible en las carreras en pistas de tierra. Para ello, le quitaban a sus motos cualquier elemento superfluo, incluyendo la salpicadera delantera, y les ponían llantas más grandes, para mejorar la tracción. 
564efe717f921.jpg
Sin miramientos. Siguiendo esta filosofía, en la Moto Guzzi V9 Bobber no encontrarás cromo ni acabados brillantes; al contrario, los paneles laterales, tanque de gasolina, escape, espejos y las salpicadera trasera son negro mate. Las únicas concesiones al color son unos vivos en rojo o amarillo, según sea el color base (negro o gris). La temática oscura se extiende a los rines de 16 pulgadas y en el eje delantero encontramos una llanta gorda como pavo de Navidad (130/90), cuyo tamaño hace que la Bobber se sienta más estable que la Roamer. 

La V9 Moto Guzzi Bobber comparte con la Roamer un chasís de doble cuna en tubo de acero, que distribuye el peso del motor sobre ambos ejes. ‘Perdido’ en medio de una oscuridad total encontramos el corazón, un bicilíndrico transversal en V a 90 grados de 850 cc con 55 hp y 46 lb-pie. En cuanto a la transmisión, Moto Guzzi eligió una caja de seis cambios, por cardán, para poner la potencia en la rueda trasera.

2016-moto-guzzi-v9-roamer-bobber-2.jpg
Otra diferencia entre Bobber y Roamer es la posición de manejo, pues en la primera es más compacta y baja debido al manubrio recto y a que los posapiés están 100 mm más atrás y 35 mm más arriba que en la Roamer. Si bien las Bobber originales no tenían salpicadera delantera, Moto Guzzi optó por dejarla en su lugar, anteponiendo la practicidad (si alguna vez has rodado sin esta pieza con piso mojado, sabrás a qué nos referimos).

El panel de instrumentos es sencillo y combina un medidor digital que te da mucha información (velocímetro, odómetro, consumo, temperatura, etc) con un tacómetro análogo. El asiento de piel es alargado y con costuras, manteniendo el espíritu setentero familiar, y tiene capacidad para una sola persona, aunque puedes pedir con la marca una extensión para tu acompañante. No hay que ser tan egoísta.
moto_guzzi_v9_roamer_2.jpg
Otros elementos comunes entre la Moto Guzzi V9 Bobber y la Roamer es la suspensión delantera de horquilla convencional de 40 mm, con un recorrido de 130 mm y la trasera de doble amortiguador (regulables en precarga) con un recorrido de 97 mm. Para detenerse lleva discos Brembo, dos de 320 mm en el eje delantero con una pinza de cuatro pistones y uno de 260 mm en el trasero con una pinza de dos pistones.

En cuanto a seguridad, la Bobber propone un sistema ABS de dos canales y control de tracción de dos niveles, el cual puedes desconectar si prefieres rodar sin él. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS