El Reino Unido sentencia al diésel y a la gasolina

Ha decidido prohibir los combustibles fósiles en autos a partir de 2040. ¿Es blof?
29/07/2017
16:53
Renzo Alejandro Chiquito
-A +A

Otra buena noticia en el sendero luminoso que conduce a un futuro con movilidad verde. O eso parece. El Reino Unido ha anunciado la prohibición de la venta de autos nuevos a diésel y gasolina a partir del año 2040. La oposición al gobierno en ese país ya se ha apresurado a rebajar la euforia en torno a la medida; dice que no es otra cosa que una cortina de humo, en un escenario de políticas anticontaminantes que no reciben, en el presente riguroso, el suficiente apoyo oficial.  

Sí que tiene ecos populistas el anuncio, pues no se describe el cómo o la ruta crítica desde el punto de vista industrial. De cualquier forma, el comunicado británico se da un par de semanas después de que Francia diera a conocer la misma medida drástica para reducir la contaminación del medio ambiente.

Las implicaciones amplias. Dicha medida se aplicará en todos los automóviles con algún tipo de combustión en su motor. Un portavoz del gobierno británico se apresuró a aclarar que los menos culpables aquí son los conductores de automóviles de diésel (el nuevo combustible demonio). Hombre, menos mal.

Un poco de contexto. Tan sólo en el Reino Unido, la contaminación atmosférica está ligada a unas 40 mil muertes prematuras al año, en donde el transporte representa una parte significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los ministros de ese país están a favor de medidas como la actualizació tecnológica de los autobuses y otros medios de transporte para que sean más limpios, así como el cambio en el diseño de las carreteras e incluso la reprogramación de los semáforos. Todo eso para lograr que el tráfico fluya de mejor manera y así reducir la contaminación.

Por su parte, los liberales demócratas han pedido que todas las nuevas ventas de diésel terminen en 2025, y se implemente un plan de desguace (chatarrización con compensación, pues) para ayudar a los conductores a convertir sus vehículos en ecológicos.

Es probable que naciones como Alemania, la India, los Países Bajos y Noruega se unan a Francia e Inglaterra, ya que se encuentran analizando la medida que, en su caso, aplicarían para el 2030 o antes, según afirmó Areeba Hamid, activista medioambiental de Greenpeace UK, quien además considera que para el 2040 sería demasiado tarde esa implementación, aunque sea una ley general. 

Ante la situación radical, algunas de las marcas automotrices más reconocidas del mundo se han pronunciado al respecto y anunciaron proyectos para adaptarse al futuro próximo, que no es otro que  el de los autos eléctricos, cero emisiones.  

Tal es el caso de la automotriz sueca Volvo, que afirmó que para el 2019 todos los modelos de su línea contarán con una versión eléctrica o con tecnología híbrida (en un principio se interpretó que eliminaría de su portafolio, de un plumazo, los motores de combustión, lo cual es inexacto). Caso similar es el de BMW, que anunció la muy cercana introducción al mercado de la versión eléctrica del Mini. 

Desde el año 2003 hasta la actualidad, el mundo ha sido ‘habitado’ por más de un millón de autos eléctricos. Noruega, Estados Unidos, China y Japón son los países que poseen el mayor número de autos de este tipo. 

Se espera que esa cantidad crezca exponencialmente, una vez que se aprueben  leyes tan tajantes y profundas como la que Gran Bretaña anunció.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS