F1: el arte de hacer girar sin pausa al Gran Circo

"La Fórmula 1 ha sido un trabajo en equipo. Y en ese equipo yo veo al propio aficionado mexicano. No es que nosotros hayamos frotado una lámpara mágica", Rodrigo Sánchez.
01/07/2017
16:00
PABLO GARCÍA
-A +A

La temporada del Gran Premio de México ya ha comenzado. Sí, todavía faltan cuatro meses para que el autódromo cobre vida, pero el ciclo comunicacional (o la sombra del Gran Circo) ya nos tomó como rehenes. Felices rehenes. 

formula1_gp_mexico_2017.jpg

Algo queda claro: la organización de la Fórmula 1 hará todo lo posible y más para estar a la altura del enorme éxito de los dos años anteriores. Hace varias semanas nos sorprendió con el anuncio de la Porsche Mobil 1 Supercup como carrera de soporte. Después, el talismán de la Carrera Panamericana mostró su brillo (la F1 lució como su padrino). Y el martes de la semana pasada, cayó la bomba de gran calibre: Paul McCartney dará un concierto en el estadio Azteca el 28 de octubre y se integrará al fin de semana mágico del automovilismo mexicano. Después de todo, es la propia Ocesa, bajo el paraguas de CIE (organizadora del Gran Premio) la promotora de la presentación del ex Beatle.

carrera-panamerican-adrian.jpg

Para hablar sobre el gran reto de mantener vigente uno de los mayores espectáculos de mundo, hablamos con Rodrigo Sánchez, director de Relaciones Públicas y Marketing del Gran Premio de México y un seguidor apasionado del automovilismo. 

mercadotecnia_f1_rodrigosanchez.jpg

El tercer Gran Premio de la nueva era en México está ‘bendecido’ o aderezado por la Porsche Mobil 1 Supercup. Una noticia buenísima a la que no se le ha dado, quizás, el eco que merece...  

Es un halago, diría yo. La realidad es que desde el día uno, desde el momento en que nos pusimos a analizar el tema de las carreras de soporte, quisimos traer esta supercopa.

La categoría Porsche es mágica: tiene una conexión real con el aficionado. Ves un Ferrari F1 y tu cabeza vuela: “¿qué se sentirá manejar esa cosa?” Pero con Porsche es más real. Además, es una marca muy querida en México, a lo largo de muchas generaciones. Y en Europa tiene mucho prestigio. Es un muestrario de talento: chicos con 16 o 17 años que no puedes creer... 

¡Y México va a ser la única carrera fuera de Europa donde se va a correr esta supercopa!

El gran reto ya se superó: se despertó la pasión del aficionado, dormida desde los años 90; se abrieron las puertas del dinero y actuó la voluntad política. ¿Cómo se administra el éxito ahora? 

¡Pero hay otro reto enorme! Que el show no se vuelva estático. Hay una parte que controlamos nosotros; pero hay otra que está 100% fuera de nuestro control: la acción en pista. Con la entrada del nuevo ownership, Liberty Media, hay un enfoque fuerte en mejorar el show, pero el peligro de la rutina sigue allí. Tenemos que esforzarnos por innovar, por atraer al aficionado casual o social, no solo al de corazón. 

Algo han hecho muy bien: unir símbolos del automovilismo mexicano. Han dado un homenaje a la Carrera Panamericana...

Bueno, sí. Lo cómodo es cerrar la oficina y vernos un mes antes de la carrera, ¿no?

Sobre la temporada: viene bien la rivalidad relanzada Ferrari-Mercedes, ¿no?

¡Muy bien! En México somos muy ferraristas. Somos los tifosi fuera de Italia. Eso vendemos: el mejor show de primer mundo. Pero aquí viene ‘Checo’, también. Seguimos esperanzados en que nos regale un podio aquí, en casa. 

Como seguidor muy cercano: ¿qué te gustaría ver que sucediera con Checo?

Es el piloto más underestimated. Pero un asiento en una escudería top no te garantiza nada. Pero yo no le quitaría el ojo al asiento de Raikkonen ahora. Es clave. Aunque no cualquiera acepta ser compañero de Vettel...
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS