Suzuki V-Strom: muestran credenciales

Esta aproximación japonesa al ideario de la ‘moto total’ recibe su muy necesaria actualización.
06/05/2017
17:00
Daniela Mazatle
-A +A

Las V-Strom han hecho mucho por la expansión de la cultura del ‘doble propósito’, que no es otra cosa que la promesa de aventura fuera del asfalto en convivencia con características de una moto para asfalto (para las ciudades, en realidad). La inspiración principal de las V-Strom proviene, acaso, de Doctor Big, la moto que le dio prestigio a Suzuki en el París-Dakar de finales de los 80. La llamaban también Desert Express. Claro: esos años y esa moto eran salvajes. Hoy, se busca el equilibrio al alcance de cualquier conductor. 
Y los motociclistas de nuestro país ya cuentan con las nuevas versiones en 1,000 cc y 650 cc de la V-Strom. Han tenido que esperar lo suyo. Con decirles que la 650 se considera un modelo 2017, mientras la mil es, formalmente 2018. No importa, en realidad. Las dos aportan tintes aventureros más marcados.  

galeria_6_0.jpg
Vamos con la 650: su motor bicilíndrico en V, de 645 cc DOHC, se ha reconstruido por completo para ofrecer un potente rango de revoluciones a bajo y medio régimen (sí, el uso de todos los días), sin sacrificar diversión en un rango alto. Además, los ingenieros de Suzuki se preocuparon por cumplir las normas de emisiones Euro4.

galeria_1.jpg

Destaca una nueva tecnología: pistones recubiertos de resina, que aporta consumos más eficientes.

galeria_4.jpg

La 650 también cuenta con un Sistema de Control de Tracción que monitorea continuamente las velocidades de las ruedas y la posición del acelerador, del cigüeñal y del engranaje para evitar giros muy cerrados o veloces que puedan provocar la pérdida de control. Otro rasgo a destacar: las llantas equipadas con rines de aluminio fundido y sin cámara, logran una marcha más cómoda.

galeria_0.png
La hermana mayor es la V-Strom 1000XT, cuyo ‘tema’ principal es el torque y un sistema ABS muy  perfeccionado. Por eso, creemos que la versatilidad explota de verdad en ella y no tanto en la 650. Llama la atención el Sistema SCAS, que no es otra cosa que un embrague deslizante cuando baja cambios.

galeria_5.jpg

A detalle, proporciona un cierto grado de deslizamiento del embrague para permitir una operación suave hacia abajo, reduciendo así la fatiga del conductor. También funciona como una ayuda para accionar la palanca sin hacer demasiado esfuerzo.

galeria_7.jpg
La relación de velocidades de la V-Strom 1000 está orientada a la deportividad. La sexta velocidad es una especie de sobremarcha que brinda una velocidad cómoda a bajas revoluciones (y reduce las emisiones contaminantes). Otra gran mejora se registra en el radiador, muy ligero y escondido  en el carenado. 

galeria_2.jpg
De alguna manera, Suzuki acierta al ofrecer motocicletas de carácter muy distinto bajo el paraguas de un mismo enfoque.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS