Reincidentes en buena hora

A pesar de todo. Tercas como son, y cíclicas, han regresado a nuestras calles las jacarandas. Cada año porfían en su mensaje: se le puede ganar al gris. Les basta el color tan suyo combinado con hartos verdes para darle a la Ciudad una noticia: hay que reclamar, aguantar, tener paciencia, sacar fuerza de donde haya, y hallarla, para no cejar.

La soberanía radica en el pueblo

 

El 31 de enero pasado, 10 asociaciones ciudadanas solicitamos al jefe de Gobierno convocara a plebiscito para la ratificación o negativa de la sociedad capitalina a la nueva Constitución de la CDMX, aprobada por la Asamblea Constituyente.

Ante la respuesta negativa por parte del Gobierno de la Ciudad, el 17 de febrero los representantes de las mismas organizaciones promovimos ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un Juicio de Protección de los Derechos Políticos Electorales del Ciudadano (JDC).

Transparencia, compromiso con la sociedad

Un conjunto de reformas constitucionales y legales han colocado a la trasparencia en México en uno de los mejores momentos de su historia reciente, pero, también, en un punto de arranque para hacer efectivo el ejercicio, sin discriminación ni restricciones, del derecho de acceso a la información y la consecuente exigencia de una efectiva rendición de cuentas del quehacer gubernamental en todo el país. 
 

Lo que viene: delitos electorales y compra de voto

En menos de dos meses se elegirán diputados federales, senadores de la República y al siguiente presidente de México. Visto lo reñido de la campaña, y lo sucedido en elecciones anteriores, es fácilmente previsible que se cometerán en estas elecciones un buen número de delitos propiamente electorales, y pienso que nos conviene estar preparados. Primero le comento dos cosas. Uno, que la mayor parte de las investigaciones que ha iniciado la FEPADE ha sido por los delitos de alteración del Registro Federal de Electores, compra de votos y desvío de recursos.

El Mundial y la homofobia

Vamos a llegar a Rusia sin haber podido suprimir el grito homofóbico dirigido al portero del equipo contrario cuando despeja el balón. La palabra continúa saliendo desde cada uno de los roncos pechos en la inconsciencia colectiva. Ninguna multa ha tenido efecto, ni tampoco los intentos para convencer de que cese la referida práctica en atención a que refuerza prejuicios y contribuye a que se mantengan prácticas discriminatorias contra la comunidad LGBT+, en sentido inverso a los esfuerzos que muchas instituciones llevamos a cabo para erradicar los estigmas y la discriminación.

Páginas