Oshkosh L-ATV: nueva tropa de élite

Este vehículo militar incorpora mejoras tomadas de la experiencia con generaciones anteriores de carros de combate. El Humvee ya quedó tan, pero tan lejos.
28/05/2017
09:00
CARLOS CAVAZOS
-A +A

Para muchos de los que recordamos la terrible Guerra del Golfo en los años noventa, si algo llenaba las televisiones y periódicos de aquel entonces eran los inmensos y amenazadores Humvees color arena. En su momento, General Motors aprovechó ese posicionamiento global para ofrecer la gama de uso civil Hummer, la cual, con el paso de los años, cerró su ciclo. 
De cualquier forma, el vehículo que inició esta incursión continúa en servicio en distintas fuerzas armadas del planeta. Sin embargo, las circunstancias que lo vieron nacer, al igual que aquellas guerras de los noventa, son ya parte del pasado. La compulsión del ser humano por entrar a combatir a sus semejantes con mejor equipo y tecnología avasalladora prevalece, evolucionando siempre. Con miras a ofrecer un carro de combate que recoja el aprendizaje de los más recientes conflictos, la compañía Oshkosh ha desarrollado el L-ATV, acrónimo en inglés de Vehículo Todo Terreno Ligero. 

landscape-1440624584-oshkosh.jpg
El L-ATV mejora a la generación anterior en varios renglones esenciales que han probado ser los puntos débiles en escenarios de guerra. Algunos de ellos son:

  • Rendimiento de combustible. A diferencia de vehículos previos, donde la consideración de economía de consumo no fue un factor preponderante, el L-ATV se apoya en tecnología de regeneración de energía y aprovechamiento en una motorización diesel-híbrida con tomas de corriente eléctrica para equipo externo. Esta opción es denominada ProPulse por el fabricante y cuenta con hasta 70 mil Watts de poder.
  • l-atv-1.jpg
  • Protección. Hay que recordar que los Humvee tuvieron un uso brutal durante la (primera) guerra contra Saddam Hussein. Para resistir la intensidad de los ataques, los vehículos tuvieron que ser adaptados por las tropas a mitad de la campaña usando en ocasiones, placas de acero tomadas de deshuesaderos. ¿Qué se pudo aprender de esto? En el L-ATV se ha reforzado la protección a ocupantes desde la fábrica usando materiales compuestos y criterios de diseño en una solución integral que el fabricante denomina Core1080, el cual incluye sistemas automatizados de extinción de incendios. El piso del vehículo es angulado para disipar la explosión de dispositivos explosivos improvisados (IED).
  • 800px-us_soldiers_stuck_in_sand_in_southern_afghanistan.thumbnail.jpg
  • Armamento. Quienes hayan visto las películas Black Hawk Down o Sand Castle, tendrán presente la heroica y frágil posición de combate para el artillero de torreta superior, donde un soldado opera el arma montada en una estación giratoria. En el caso del L-ATV, puede adaptarse una estación a control remoto con opción de ametralladora, lanzagranadas o misil antitanque. El vehículo está equipado también con lanzadores de granadas de humo para defensa.
  • l-atv_light_combat_tactical_all-terrain_vehicle_oshkosh_defense_united_states_defence_industry_013.jpg
  • Capacidades todoterreno. La suspensión independiente del L-ATV tiene un recorrido de 50 centímetros con un sistema de nivelación de altura adaptable desde su interior. Las capacidades dinámicas en superficies naturales son buenísimas, pues cada llanta tiene tracción y juego independiente con un sistema inteligente de gestión llamado TAK-4i.

El precio base del L-ATV es de 250 mil dólares. No parece tan elevado, ¿verdad? Como en otros géneros de vehículo, los accesorios son lo que eleva el precio final que puede subir hasta los 560 mil dólares. 

l-atv-5.jpg
Su peso es de 6 mil 400 kilos y aunque originalmente se planeaba que sustituiría por completo a las flotillas de Humvees, el L-ATV más bien complementará las filas del viejo caballo de guerra por lo pronto. El Ejército de los Estados Unidos recibió para prueba las primeras 7 unidades el pasado mes de septiembre. Ya tienen contratadas 49 mil unidades para ser entregadas en lotes parciales hasta el año 2040. La Infantería de Marina de ese país recibirá a su vez 5 mil 500, que entrarán en servicio en  2020.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS