¿Sabías que los Takumis fabrican el motor del nuevo Nissan GT-R?

El nuevo Nissan GT-R 2017 palpita gracias al premiado motor VR38 que produce 565 caballos de fuerza y 467 libras pie de torque y que es ensamblado manualmente por los Takumis certificados para este proceso.
16/05/2017
17:00
-A +A

Takumi, éste término utilizado en Japón, se utiliza para describir a un maestros artesano que perfecciona sus habilidades a lo largo de los años mediante un arduo trabajo y dedicación.

Para Nissan, los Takumis son parte importante de su producción y va más allá de simplemente poner piezas, cada motor que se ensambla es una obra de arte y un fiel reflejo de sus habilidades, su prestigio como ingenieros y su honor por lo cual, no se libera ningún motor hasta que están totalmente satisfechos con el resultado final.

foto_1_1.jpg

El motor del Nissan GT-R se ensambla a mano y no mediante procesos mecanizados debido a que el Takumi encargado de ensamblar el motor, emplea toda su experiencia para eliminar cualquier imperfección que el motor pueda presentar poniendo en el proceso una parte de sí mismo.

Un ejemplo de esta dedicación viene cuando se instala el cigüeñal ya que el Takumi encargado detecta inmediatamente cualquier imperfección; además, también hacen uso del sentido del oído y el tacto, pues al momento de insertar los pistones, se aseguran que no haya contaminación al martillar mientras que para la cadena de distribución, sienten la vibración para evitar cualquier daño en el motor.

foto_2_1.jpg

Una vez que el motor esta armado, los Takumis prueban su obra de manera exhaustiva revolucionando hasta 3,000 rpm dejando que el aceite fluya al motor y revisan el sonido colocando su dedo corazón en el punto donde se pueda sentir la vibración para hacer una mejor valoración y hacer correcciones en caso de ser necesario.

Finalmente, si no se tienen fallas o correciones, el maestro Takumi responsable del trabajo, coloca con orgullo una placa de aluminio con su nombre en su obra de arte como recordatorio de los altos niveles de calidad, habilidad y experiencia que empleó en cada momento de su trabajo.

foto_4_1.jpg

“Constantemente mejoramos nuestra calidad. Lo que yo considero un motor perfecto es uno del que estoy convencido que tendrá el más alto desempeño. Ponemos nuestra alma en cada motor con la esperanza de transmitir esa emoción a nuestros clientes”, comentó Izumi Shioya, maestro Takumi.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS