MINI Countryman 2017: complejo de superioridad

¿Ser o no ser un SUV? Para el Countryman, ese nunca ha sido un dilema.
09/04/2017
06:00
LUIS HERNÁNDEZ DEL ARCO
-A +A

Hace una década, ciertos fabricantes de autos no lograron presagiar el éxito que tendrían los SUV (no los culpemos demasiado: todavía se vivían los últimos coletazos de la locura por las minivan). Por esa razón, no tuvieron la maestría o el tino de desarrollar un modelo de este tipo. Vamos: ahora sí que por no dejar.

Sin embargo, otros sí se atrevieron a crear un utilitario divertido cuando el boom por las camionetas apenas iniciaba. Es el caso de BMW Group, que, además de hacer crecer la familia X de la firma alemana, imaginó que sería buena idea crear un MINI Cooper con una carrocería mucho más grande. De esta forma, entró automáticamente en el mágico mundo de los Sport Utility Vehicles, aunque la denominación esté hoy a punto de ser aborrecida por los departamentos de investigación y desarrollo de las armadoras.

En fin, en 2010, la marca de ecos ingleses dio a luz el Countryman, un modelo que entraba de lleno a competir con su fórmula personalísima: tomando la esencia de MINI Cooper y del Austin Mini Countryman de la década de 1960.

mini-countryman_02.jpg

Sin embargo, muchos entusiastas miraron con desconfianza a este nuevo vehículo pues no seguía al pie de la letra la filosofía de la empresa (es decir, no era un vehículo en verdad pequeño).

Hay un hecho sin discusión: a muchos consumidores les agrada el estilo del MINI Cooper, pero no logra satisfacer sus necesidades de espacio. El Countryman parecería ser la solución a este dilema pues aporta el diseño característico de la marca pero llevado a una talla más grande. Tal cual: el Countryman solo lleva el santo y seña de MINI en el espíritu. Para tener una idea de las dimensiones: la diferencia en la longitud que existe entre en un Countryman y un Cooper es de medio metro; el volumen de la cabina es de 450 litros, más del doble que en el Cooper. Esa diferencia se nota, sobre todo, en la segunda fila de asientos y en la cajuela.

Ahí está el detalle. La segunda generación del Countryman, que tiene como rivales directos al Audi Q3 y al Mercedes-Benz GLA; ostenta el estilo familiar o derivativo MINI cuando se observa de primera instancia, pero poniendo más atención, podemos descubrir que la carrocería, así como el grupo óptico, tienen un diseño más moderno y aerodinámico que el de su antecesor. De igual forma, al ser más largo que la generación anterior (por 20 centímetros), la generosidad para los pasajeros y la zona de carga se mide en 100 litros extra. Traducción: es posible tener más confort en las piernas gracias a que la banca trasera se puede deslizar hacia atrás hasta 13 centímetros.

mini-countryman_03.jpg

Además de ofrecer mayor comodidad a los pasajeros, el nuevo Countryman se beneficia de una serie de mejoras en el diseño del tableros. Los plásticos han aumentado en calidad.

No nos equivoquemos: en conjunto, el ambiente del vehículo es idéntico al del Cooper, incluso la posición al volante es muy similar aunque, claro, con una mayor elevación. Ese rasgo ortodoxo en el “manual del SUV” lo sigue al dedillo.

Así como el diseño del Countryman no niega en lo más mínimo que se trata de un MINI, lo mismo sucede en la conducción. En este apartado, surgen los mayores méritos, pues a pesar del incremento en la longitud, en la elevación al piso y en el lógico aumento de peso, el comportamiento es bastante ágil, a tal grado de que olvidas que vas al volante de una camioneta y no de un hatchback.

Como su nombre lo dice (Countryman = Campesino), este modelo es capaz de ir más allá de los caminos asfaltados. Sí, podemos rodar por terracerías sin tener que ir esquivando surcos de gran profundidad o piedras de gran tamaño. Para lograr el máximo desempeño y un óptimo consumo de combustible, según las necesidades, es posible elegir entre tres modos de manejo que van desde una conducción enfocada a la eficiencia a un estilo orientado a la deportividad (o, al menos, a darse ciertas libertades).

En resumen, este Campesino sui géneris, ofrece la posibilidad de tener la mayor parte de la versatilidad de un SUV con 100% del estilo MINI. Y este año, con un interior más cavernoso.

FICHA TÉCNICA
MOTOR1,998 cc / 4 cilindros en línea, turbo

POTENCIA192 hp @ 5,000 rpm

 TORQUE206 libras-pie @ 1,250 rpm

TRANSMISIÓN automática de 8 velocidades.

PRECIO Desde $549,000

15.5 kilómetros por litro:  rendimiento de combustible combinado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS