Renegade y la autoconfianza; llega a México un nuevo Jeep

Una misión compleja: con un fuerte aroma a Fiat esta SUV quiere probar el primer sabor de Jeep. ¿Lo logrará?
30/04/2017
06:03
LUIS HERNÁNDEZ DEL ARCO
-A +A

Algo nunca antes visto en la historia de la venerable Jeep: hace desembarcar en nuestro país un SUV (estrictamente un crossover, pero esa discusión la dejaremos para más tarde) en verdad pequeño; casi más pequeño que un subcompacto. Pero, en el papel, tiene  sentido. Tanto, que nos sorprende que la Renegade no llegara mucho antes. 

Toma en cuenta que hizo su debut en el Auto Show de Ginebra 2014. La pelea en el sector (protagonizada por marcas coreanas, japonesas y estadounidenses) se ha puesto tan ruda en nuestro país, que por fin este soldado renegado y pequeño fue llamado a filas. En dimensiones queda por debajo del Patriot y Compass, al ser 20 cm más corto. Sus 4.2 metros de largo lo ponen a competir con Mazda CX-3, Nissan Kicks, Ford EcoSport, Honda HR-V y Chevrolet Trax.

renegade-02.jpg

Ahora bien, esa es la competencia del Renegade en cuanto a tamaño. Por costo, es otra cosa: el Renegade ronda lo que vale un Mazda CX-5, Ford Escape, Honda CR-V, Kia Sportage, Hyundai Tucson, todos SUV de talla compacta. Esto solo quiere decir una cosa: en la vida real Jeep nos ha querido poner frente a un dilema. ¿Estaríamos dispuestos a comprar un  utilitario pequeñito con un precio de compacto? En fin, un capítulo más de la inmensa autoconfianza que tiene esa parrilla con siete franjas verticales.

No seamos aguafiestas todavía. Debemos decir que todo el espíritu originario de la marca lo encontramos en la Renegade, a pesar de compartir plataforma mecánica con el Fiat 500X. Ahí está el tan importante apartado estético, la mencionada parrilla con sus precisas ranuras, los pasos de rueda, los faros y calaveras, la inclinación del parabrisas... Todo eso es Jeep puro. Pero también en el desempeño. Al rodar en caminos de terracería, el comportamiento de la Renegade no nos ‘saca de onda’. Por más que sus competidores ofrezcan más poder a la hora de rodar en terrenos ásperos, el dinamismo de este mini Jeep es sobresaliente. Y eso que la versión que conocimos es la de tracción delantera, la única disponible aquí, por lo pronto. La variante 4x4 con caja reductora y más caballos de fuerza debe cocerse aparte.

renegade-04.jpg

¡Por favor, Jeep, no lo pienses demasiado y tráenos también esa encarnación! 

Respecto a su comportamiento en carretera, ve tranquilo: tiene una excelente estabilidad a pesar de los 20 cm de altura respecto al piso. La aceleración es cumplidora tomando en cuenta el tamaño del vehículo, en tanto que la dirección permite una óptima maniobrabilidad a bajas y altas velocidades.

El interior y la posición de manejo es, de nuevo, muy Jeep. Tiene una gran cantidad de lugares para guardar objetos, plásticos de buena calidad y un gran espacio para los pasajeros de la fila trasera. Lo que sí nos quedó a deber fue la pantalla central; su sistema de navegación es práctico, pero el tamaño le quita  crédito. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS