Vende tu automóvil en el mejor lugar y al mejor precio

Comercializar tu auto es una tarea compleja, donde tienes que analizar tus prioridades para decidir si venderlo a una agencia, lote o con un particular.
01/04/2017
06:16
Christian Pérez Vega
-A +A

Dicen que los “bienes son para curar los males”, un dicho que muchas personas toman como un lema de batalla para hacer frente a los gastos provocados por la  cuesta de enero, que esta vez se prolongó hasta febrero y marzo (y por lo visto  hasta abril) ¿No creen?,  pregunten a los que fueron presas del pasado Buen Fin y los gastos de fin de año, como los regalos y cenas de navidad y año nuevo, entre otros.
Uno de los bienes más socorridos para hacer frente a los desfalcos financieros es el auto, un objeto difícil de vender de manera exitosa; es decir, donde lo que obtengas sea lo más cercano a lo que pides por él. Y es que muchas personas, ante la urgencia de capital, terminan mal baratando su vehículo antes de ver otras opciones donde pueden obtener más dinero.

Algo importante antes de decidirte a vender tu vehículo es analizar la premura con la que requieres el dinero, ya que es más fácil y rápido venderlo a una agencia, lote o páginas web especializadas en la compra venta  de autos, pero puedes recibir mucho más dinero vendiéndolo por tu cuenta, aunque aquí el tiempo que tardaras en encontrar un cliente, generalmente es mucho mayor.

También, debes analizar la situación de tu auto con respecto a la oferta y demanda; es decir, si tu auto es rápido de vender, las posibilidades de que obtengas más dinero por él, aumentan.

Otro factor que debes estudiar es qué tan dispuesto estás de quedarte sin tu medio de transporte, pues si no esta en tus planes utilizar los colectivos, también puedes optar por dar tu vehículo a cambio de uno más modesto y así sacar el capital necesario para salir de tu apuro y al mínimo tiempo, tener un auto con el que puedes seguir moviéndote cómodamente.

Es más fácil en una agencia, lote o páginas de Internet especializadas. Dejar tu auto en estos lugares es una transacción que se realiza en un solo día con el mínimo de quejas y molestias. El comprador evalúa las condiciones de la unidad, su antigüedad, y otros factores para determinar su valor, es por ello que debes llevar tu auto limpio y lo más arreglado posible para que su precio sea lo más cercano a lo que esperas.

Antes de recurrir a  estos lugares, usa una guía de precios como punto de partida. Puedes consultar en la Asociación Nacional de Comerciantes de Automóviles y Camiones Nuevos y Usados (ANCA), Autométrica o el famoso Libro Azul, entre otras. También, es recomendable que veas avisos clasificados en periódicos y otras publicaciones para que compares los precios y puedas llegar a un punto  justo y realista.  Siempre tomando en cuenta el estado del auto.

Debes estar consciente de que si optas por llevar tu vehículo a agencia o lote, generalmente lo que te ofrecen es menor que la cantidad que tienes en mente. Recuerda que para ellos es un negocio y como tal, deben ganar algo por la transacción, pero si lo pones en la balanza,  te ahorra tiempo, esfuerzo y futuros dolores de cabeza pues no tienes que buscar fuentes donde anunciar tu auto, hacer pruebas de manejo o problemas legales si la unidad al poco tiempo después de la venta, presenta fallas pues un vez que el vehículo está en manos de la agencia o lotero, es responsabilidad de él arreglarlo y revenderlo.

Déjalo a consignación. Otra manera de acercarte a estos lugares es dejarlo bajo consignación; es decir, aquí, ellos harán el proceso como si te lo fueran a comprar, pero la diferencia es que solo se encargarán de venderlo por ti. Obviamente,  se quedarán con una comisión por la operación una vez  que ésta se haya realizado. Verifica que sea una agencia o lote registrado en la ANCA. 

Con un particular hay más dinero. Esta es la mejor manera de obtener más dinero, pero implica un gran esfuerzo, trabajo y riesgo.

De primera instancia, debes preparar el auto para venderlo, y dependiendo de las condiciones del mismo, esto puede generar un gasto extra por lo que debes evaluar cuanto estas dispuesto a desembolsar para las reparaciones menores, siempre teniendo en cuenta que esos ajustes, son la diferencia entre estar tranquilo o tener problemas si el vehículo llega a presentar una falla poco tiempo después de la venta.

Posteriormente, debes darte el tiempo de poner anuncios clasificados (considera que algunos tienen un costo) y con ello, atender llamadas y citas para mostrar  la unidad. Los anuncios no garantizan que tu auto se venda inmediatamente, por lo que debes organizar tu tiempo para atender a los interesados.

Ya que hayas consultado las guías de precios, debes estar preparado para negociar y fijarte un precio mínimo hasta el cual estás dispuesto a bajar si el comprador demanda una rebaja. También, debes saber resaltar las cualidades de tu auto ya que tienes que manejar comparaciones con otros modelos similares o iguales al tuyo que se vendan al mismo tiempo.

Riesgos de hacerlo por tu cuenta. Un punto importante que tienes que tener en mente es el riesgo que representa tratar con personas que no conoces, por lo que jamás recibas visitas de interesados en tu domicilio. Lo mejor será mostrar tu vehículo en tu trabajo o un lugar visible por tus compañeros o por el personal de seguridad. 
Para reducir los riesgos, intenta obtener la mayor información que puedas del posible comprador: teléfono, dirección, trabajo, etcétera, y date el tiempo para verificar los datos. Si notas alguna irregularidad, desiste inmediatamente del trato.

Lo anterior no es lo más complicado de la venta, ya que la operación del pago suele ser el momento más tenso de este proceso. Procura que el pago sea en un banco y no lleves el auto a esa cita, una vez realizado el depósito, puedes llevar al comprador al lugar de entrega junto con los documentos.

Ojo, si aceptas cheques o transferencias electrónicas, no des los documentos hasta que estés seguro de que los fondos ya están en tu cuenta y no haya vuelta atrás. Lo mejor  es ir al banco y que ahí mismo se realice la transacción y la confirmación de ésta. 
Por mucho que el cliente se vea confiable, lo mejor es siempre desconfiar y dejarlo claro, de tal manera que el comprador comprenda.

Vender un auto no es tan fácil como suena, es inmiscuirte en un juego de estrategias  con el fin de obtengas la mejor parte de la venta.

Vende tu auto a un sitio de Internet especializado en la compra-venta.

Una nueva manera de vender tu automóvil es haciéndolo a través de páginas de Internet como Kavak.com o Carmach.com, sitios especializados en la compra-venta de vehículos, en   donde la dinámica es similar a la de una agencia o lote pero a diferencia de estos lugares, el proceso inicia desde  su sitio web, donde cotizas tu auto de manera gratuita y si te interesa la oferta,  agendas una cita en alguno de los centros con los que cuentan estas empresas  o bien, una visita a domicilio. Ahí, un especialista  inspecciona  tu unidad y si pasa los estándares de calidad, te hacen un avalúo y posteriormente realizan una oferta por tu coche. Si aceptas, te pagan de inmediato, todo de manera clara y confiable.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS