Yamaha XV1300 Stryker: puro músculo

Una motocicleta que enamora a primera vista, lista para disfrutar de los viajes más que de la velocidad.
20/01/2017
17:58
Motorette
-A +A

Así como en los autos existe  los Muscle Cars, en las motos podemos observar un bonche de modelos que podríamos denominar “musculosas”, no tanto por la potencia que generen, sino por esa imagen robusta, grande, pesada que transmiten al rodar.

Obviamente, en los   autos, estos clásicos llenos de esteroides han evolucionado hasta lograr récords de vuelta y velocidad en las pistas más difíciles del mundo. En las dos ruedas, se ha optado por mantener esa imagen característica y enfocar los esfuerzos a la comodidad para viajar y no en la velocidad. De ahí salen las motos Custom.

motya02.jpg

Un ejemplo  es ésta Yamaha Stryker, una custom de líneas muy personales que, a primera vista, explota a los sentidos; y aunque surgió hace un par de años para hacer frente a los modelos de Harley-Davidson, se ha quedado un poco aletargada del desarrollo que  vemos en los modelos MT/FZ de la marca japonesa. Con un asiento muy bajo, una horquilla bastante larga, un enorme rin delantero de 21 pulgadas,  uno de 18 atrás, un gran disco de freno adelante (320mm), una llanta trasera muy ancha y una cilindrada de 1,304cc, la Stryker es la respuesta del departamento de marketing de Yamaha a las nuevas tendencias de compra del segmento custom. 

El chasis de acero tiene el motor como elemento portante,  haciendo a la Stryker rígida a pesar de tener una exagerada distancia entre ejes (1,750mm).  Cuando la ves estacionada, tiene un look muy diferente, llama mucho la atención e inmediatamente quieres subirte. A pesar de sus 293 kilos, mantenerla de pie es bastante fácil. 

motya03.jpg

Sin duda, la Stryker se maneja bien para ser una custom con una enorme rueda trasera. Como siempre, este tipo de motos roza con todo en cuanto comienzas a inclinarte, por ello debes adelantar más tus pies para no dejar pedazos de ellos en cada curva. El bicilíndrico de 80 pulgadas cúbicas emite un par motor que se nota  inmediatamente, aunque como lo apuntamos  al principio, se siente como uno de esos motores con mucho torque y poca potencia. Sorprende el hecho de que el motor no esté anclado con silentblocks, sino directamente al chasis,  eso genera vibraciones que se notan más en los reposapiés. Pero claro, es una moto más purista que tecnológica.

La posición de manejo es cómoda; tanto los manillares como las estriberas quedan a una buena distancia para una persona de estatura media. Para accionar el freno trasero, debes levantar la pierna y frenar con ésta en el aire. Podríamos decir que podemos ahorrarnos este proceso pero debido al tamaño de la Stryker, es muy recomendable detenerse también accionando el pedal del lado derecho. La forma del asiento ayuda a sentarse mejor, ofreciendo incluso algo de apoyo lumbar. 

La caja de velocidades es de cinco marchas es suave; la relación de los cambios es larga, así el motor viaja a bajas revoluciones y el consumo mejora. La quinta velocidad, cuando llega a usarse, funciona más como un overdrive de una caja automática de un auto. 
Por estos motivos, podemos compararla con un Muscle car amaericano, porque si la trasladamos de las dos a las cuatro ruedas, sería un enorme V8  del American Way of life .

 

FICHA TÉCNICA
MOTOR
1,304cc, enfriado por líquido, bicilíndrico de 4 tiempos 

POTENCIA
73hp a 5,500rpm y 78.9lb-pie a 4,700rpm

SUSPENSIÓN
delantera con horquilla telescópica y trasera de monocross progresivo

TRANSMISIÓN
5 velocidades, banda dentada

FRENOS
de disco en ambas ruedas

CAPACIDAD TANQUE
15 litros

PESO
293Kg

PRECIO
224,999 pesos

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS