Se encuentra usted aquí

Con el sello “Hecho en México”

El primer SUV de lujo producido en tierras mexicanas
20/01/2017
19:08
LUIS HERNÁNDEZ DEL ARCO
-A +A

No hay mejor manera de iniciar el primer contacto de un automóvil que en el lugar donde se fabrica. Y es que después de contemplar algunos de los procesos de producción del Q5 2017 en la planta de Audi en San José Chiapa, Puebla, estuvimos al volante de este SUV recién salido del horno durante más de 500 kilómetros como parte de su lanzamiento en México.

Sin duda, la producción de la nueva generación de este miembro de la familia Q  no sólo quedará grabado en los libros de historia de la firma alemana, sino que también en los de la industria automotriz nacional. 

q501.jpg

Basta decir que se trata de la planta más moderna de Audi, y al mismo tiempo, es la primera enfocada a ensamblar  SUVs premium en México. Lo anterior es una muestra de  que independientemente de los múltiples Tratados de Libre Comercio que tiene nuestro país, la posición geográfica y el bajo costo de operación, la calidad de mano de obra del sector automotor mexicana es superior al de otros países.

Al sumar este calificado nivel de producción por parte de los ingenieros y técnicos mexicanos con los estándares de calidad de Audi, encontramos que el nuevo Q5 demuestra porque es el SUV de lujo más vendido del mundo. Si bien, su antecesor logró adjudicarse este título, ahora con todas la actualizaciones de materiales y diseño, el interior es mucho más confortable y atractivo.  Aunado a estas mejoras en el tablero, consola central y paneles de las puertas, la exigencia por parte de los clientes ha hecho que esta segunda generación sea moderna en el lado tecnológico. 

q502.jpg

Ahora, la pantalla central (8.3 pulgadas) además de ser más grande y tener una mejor resolución y gráficos, permite que otros elementos, que antes eran accionados por botones, sean controlados desde el mando giratorio o del touch pad, desde  donde es posible realizar escrituras como en las tablets.  Aunque es más intuitivo que la generación anterior, hubiera sido mejor que el display fuera sensible al tacto para hacer el control de los mandos aun más fácil. 

Una más de las novedades que resaltan a primera vista en este  Q5 es la desaparición del cuadro de instrumentos análogo para dar la bienvenida a una pantalla que supera las 12 pulgadas. Además de mostrar el velocímetro y tacómetro con agujas virtuales, permite visualizar el navegador, la computadora de viaje y el sistema de audio.

q503.jpg

Junto a estas transformaciones en el interior, este nuevo capítulo del Audi Q5 es más ligero y potente. Pero además de mejorar la relación peso-fuerza, la dinámica de conducción también se ve optimizada por una serie de adecuaciones en la suspensión y transmisión (ésta, ahora es de doble embrague con siete relaciones), así como la llegada de un chasis más rígido.

Al tratarse de una nueva generación,  no podían hacer falta las actualizaciones estéticas. En esta ocasión los diseñadores trabajaron  en cada uno de los perfiles del Q5, por lo que ahora es más innovador gracias a las luces Matrix LED.   Posee también  una imagen más fluida, debido a que se perfeccionó el coeficiente aerodinámico. Esto ultimo, más la perdida de peso respecto a su antecesor, hacen que el consumo de combustible también sea más eficiente.

Queda claro que por todas las mejoras mencionadas, el Q5 tiene nuevas armas para  continuar siendo el SUV de lujo más vendido en el mundo, al día de hoy, con más de 1.6 millones de unidades colocadas en el mundo. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS