Se encuentra usted aquí

Cinco preguntas

31/10/2018
02:14
-A +A

A menos de una semana de que los estadounidenses acudan a la urnas en las elecciones intermedias para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y 35 escaños del Senado, además de 36 gubernaturas, la polarización política, la violencia y el antisemitismo están dominando el cierre de campaña. Mientras que las secuelas del proceso de confirmación del juez Brett Kavanaugh a la Suprema Corte y el alcahueteo electoral de la inmigración por parte de Trump parecen haberle dado al GOP tracción política, el asesinato de 11 personas en una sinagoga y el envío de paquetes explosivos a medios de comunicación, ex presidentes y funcionarios Demócratas por parte de simpatizantes del Presidente podrían darle a la oposición, en los pocos días que quedan antes del 6 de noviembre, un argumento sólido de que hay que acotar a Trump y sus invectivas.

No hay reglas escritas en la política (como lo demostró de manera palmaria la elección de 2016 en Estados Unidos), pero hay eventos que se repiten con suficiente frecuencia como para que podamos derivar de ellos patrones. Y uno de los más constantes en EU es que en toda elección intermedia (23 de las últimas 26 desde 1911) el partido del Presidente en turno pierde escaños en la cámara baja. Por ello, es muy probable que el próximo martes veamos al Partido Demócrata recuperar la mayoría -y el control- de la Cámara mientras que el Partido Republicano mantendrá control del Senado. Sin embargo, en este momento hay mucha volatilidad e incertidumbre, y cambios inesperados en la combinación del perfil de votantes que acuden a las urnas el día de la elección pueden minar pronósticos y encuestas (también como en 2016). No hay demagogia ni populismo sin enemigos o chivos expiatorios, y la lista de Donald Trump jamás disminuye. Con este Presidente, atizando la división social e ideológica, descartar el escenario de una “sorpresa de octubre” sería poco aconsejable. Por ello, aquí van algunas de las preguntas medulares cara a los comicios.

1.¿Habrá tsunami azul? Esta es la pregunta clave de la elección. Si los Demócratas le arrebatan la Cámara al GOP ganando 23 escaños netos, el rumbo político del país camino al 2020 se alterará de manera profunda. Hay 38 escaños en manos del GOP que se están decantando hacia los Demócratas y 27 más que están en el filo de la navaja, además de 41 adicionales en los cuales el legislador Republicano no busca la reelección. Hay un descontento real con Trump en zonas suburbanas y la diversidad en las candidaturas Demócratas podría ser una fortaleza ahí. Con un Presidente con niveles de aprobación que rondan los cuarenta (y la desaprobación presidencial suele pesar más que la economía en las intermedias) y un voto genérico a favor de los Demócratas por 8 puntos, éstos han convertido la elección en un referéndum sobre Trump y han construido una poderosa plataforma de micro-financiamiento. Pero ¿será esto suficiente para alcanzar una victoria contundente o acabarán los Demócratas con una Cámara en la cual ostenten una mayoría estrecha? Los Republicanos tienen a su favor una economía boyante y niveles de desempleo del 3.7%, así como el hecho de que la caravana migrante ha energizado al voto duro trumpiano, sobre todo con votantes blancos sin educación universitaria. Si el GOP lograse nadar contra la corriente y mantener el control de ambos recintos legislativos, la reelección de Trump estaría encarrilada.

2.¿Consolidará el GOP su control en el Senado? El camino a una victoria Demócrata en el Senado parece haberse evaporado en las postrimerías de la confirmación de Kavanaugh y la manera en la cual los senadores de ese partido articularon su oposición. Aquí, a diferencia de la Cámara, son los Demócratas los que están jugando a la defensiva, buscando preservar 24 escaños contra sólo 9 de los Republicanos. A ello hay que agregar que 10 de esos escaños Demócratas están en estados que votaron por Trump en 2016, y ahí es donde el tema Kavanaugh parece haberles pasado factura.

3.¿Por qué no hay que perder de vista las gubernaturas? Los Demócratas lograrán aumentar el número de gubernaturas que hoy controlan (16), sobre todo por la motivación acumulada en el medio oeste del país con votantes de cuello azul. La pregunta es por cuántas. Lo que ocurra a nivel estatal tendrá implicaciones políticas a largo plazo, sobre todo porque después del censo de 2020 los gobernadores que sean electos ahora jugarán un papel central en los procesos de redistritación electoral. Y el partido que controla la gubernatura tiene una ventaja en la movilización electoral en elecciones presidenciales.

4.¿Será el año de la mujer? Sin descontar el peso que tienen distintos grupos, 2018 será recordado como el año de la mujer. Impulsadas por la conducta del Presidente, el movimiento #MeToo y números récord de candidatas Demócratas al Congreso y a gubernaturas, el voto femenino es el que podría darle al partido la victoria en la Cámara y muchas capitales estatales.

5.¿El voto hispano y de los jóvenes seguirán durmiendo el sueño de los inocentes? A contracorriente de lo anterior, la falta de participación de jóvenes y votantes hispanos podría convertir el tsunami Demócrata en una ola de Caleta. Si bien ambos grupos manifiestan elevados niveles de rechazo a Trump en temas sociales y culturales, la mayoría de las encuestas sugieren que su participación caerá incluso comparado con el nivel paupérrimo en 2016.

¿Qué nos dirá el resultado acerca de la elección en 2020? En sí mismo no conlleva vaticinios infalibles cara a los comicios presidenciales. Tanto Reagan como Clinton y Obama perdieron sus intermedias y lograron reelegirse. Pero es un hecho que si los Demócratas tienen una jornada electoral estelar, eso pondrá a Trump contra las cuerdas y podría abrir fisuras importantes al interior del GOP. Pero pase lo que pase, para los Demócratas hay una lectura manifiesta: sólo derrotarán al chovinismo y la demagogia si proponen un cambio verdadero en vez de defender el estatus quo. Eso requiere de visión, y hasta el momento los Demócratas, con la mejor tonada, aún tienen que encontrar la letra que la acompañe.
 

Consultor internacional

Arturo Sarukhán es Embajador de carrera del Servicio Exterior Mexicano y consultor internacional basado en la ciudad de Washington, en Estados Unidos.

Comentarios