Cae implicado en ataque a convoy militar en Sinaloa

Elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) lograron la detención de Jesús René Rodríguez Dueñas, El Rino, identificado como pieza importante en la estructura del Cártel de Sinaloa de la facción que encabeza Iván Guzmán Salazar, hijo de Joaquin El Chapo Guzmán.
11/06/2017
02:12
-A +A

[email protected]

Elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) lograron la detención de Jesús René Rodríguez Dueñas, El Rino, identificado como pieza importante en la estructura del Cártel de Sinaloa de la facción que encabeza Iván Guzmán Salazar, hijo de Joaquin El Chapo Guzmán.

Labores de inteligencia fueron necesarias para conocer que Rodríguez Dueñas es uno de los que coordinó y participó directamente en el ataque a un convoy militar el 30 de septiembre de 2016, con lo que se confirma que detrás de ese ataque, que dejó cinco militares muertos, estuvo el hijo de Joaquin Guzmán Loera.

A Jesús René Rodríguez Dueñas, también conocido como El 20, se le responsabiliza de la delincuencia en Culiacán, al servicio de Los Menores, como se les conoce a los hijos del fundador del Cártel de Sinaloa.

“El gobierno federal informa que en el marco de la colaboración institucional, personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, en coordinación con elementos de la Agencia de Investigación Criminal y de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, de la Procuraduría General de la República, el 9 junio de 2017, lograron la detención de Jesús , presunto responsable de las actividades delictivas efectuadas por una organización delincuencial con asiento en Culiacán, Sinaloa”, informó la PGR.

Según la investigación, Jesús René era quien comandaba los enfrentamientos contra otras organizaciones y las escisiones del mismo cártel para mantener el control en Navolato, Culiacán y Cosalá, Sinaloa.

Al momento de su detención le fue asegurada un arma larga, así como dos kilogramos y 15 dosis de droga conocida como cristal; 20 dosis de metanfetamina y 30 de cocaína; todo fue puesto a disposición de la delegación de la Procuraduría General de la República en Culiacán.

El 30 de septiembre, luego de un primer enfrentamiento, los soldados escoltaban una ambulancia en la que llevaban a una persona identificada como El Kevin, quien resultó herido y formaba parte del Cártel de Sinaloa.

Al entrar a Culiacán, las unidades militares fueron recibidas con armas de alto poder y la persona herida fue rescatada por el comando armado; al día siguiente, el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, calificó como “enfermos, insanos, bestias y criminales” a los que atacaron a los uniformados.

 

 

Con la recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán y posterior extradición a Estados Unidos, el Cártel de Sinaloa se fragmentó; por un lado se encuentran los hijos del capo, Iván y Alfredo Guzmán Salazar, quienes tienen el apoyo de Ismael El Mayo Zambada, fundador de la organización.

El otro grupo lo encabeza Aureliano Guzmán El Guano, hermano de El Chapo, a quien las autoridades federales identifican como uno de los más violentos dentro del cártel.

El Guano siempre operó bajo la sombra de Joaquín, con operaciones principalmente en las localidades de La Tuna, La Palma y El Nogalito, pero con la extradición de Joaquín Guzmán decidió pelear a sus sobrinos el poder de la organización criminal.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios