Reincidentes en buena hora

A pesar de todo. Tercas como son, y cíclicas, han regresado a nuestras calles las jacarandas. Cada año porfían en su mensaje: se le puede ganar al gris. Les basta el color tan suyo combinado con hartos verdes para darle a la Ciudad una noticia: hay que reclamar, aguantar, tener paciencia, sacar fuerza de donde haya, y hallarla, para no cejar.

La soberanía radica en el pueblo

 

El 31 de enero pasado, 10 asociaciones ciudadanas solicitamos al jefe de Gobierno convocara a plebiscito para la ratificación o negativa de la sociedad capitalina a la nueva Constitución de la CDMX, aprobada por la Asamblea Constituyente.

Ante la respuesta negativa por parte del Gobierno de la Ciudad, el 17 de febrero los representantes de las mismas organizaciones promovimos ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un Juicio de Protección de los Derechos Políticos Electorales del Ciudadano (JDC).

Transparencia, compromiso con la sociedad

Un conjunto de reformas constitucionales y legales han colocado a la trasparencia en México en uno de los mejores momentos de su historia reciente, pero, también, en un punto de arranque para hacer efectivo el ejercicio, sin discriminación ni restricciones, del derecho de acceso a la información y la consecuente exigencia de una efectiva rendición de cuentas del quehacer gubernamental en todo el país. 
 

Canibalismo moderno

Leí en la sección Botiquín del periódico, una noticia sobre el tráfico de órganos en México y me puse a buscar. Según la UNICEF, México es un foco rojo en cuanto al tráfico de órganos con niños migrantes que son el principal blanco de mafias criminales. Por nuestro país pasaron en 2016 unos 100 mil niños huyendo de Centroamérica, en 2017 no se sabe, pero un alto porcentaje de niños migrantes fue secuestrado temporal o definitivamente, para varios fines.

El Mal. Unas palabras

Hace poco comenté con un amigo que siempre escribo, y, a la vez, no escribo el mismo libro. A renglón seguido agregué, “lo modifico conforme me modifica la vida”. Lo mismo sucede con las obsesiones. Regreso a una de ellas, el problema del Mal (con mayúscula). Problema no más vigente que antaño pero sí más triste y amenazador. Triste: el conocimiento acumulado no ha atemperado el Mal. Amenazador: El poder destructivo de las armas y del ser humano se ha reproducido ad nauseam.

Páginas