Jirón de Niebla se topa con líos políticos

El productor del filme denuncia que un diputado no cumplió con apoyo financiero
10/06/2015
00:31
México, DF
César Huerta
-A +A

[email protected]

Debido a las mentiras de un político, el equipo de producción de Jirón de niebla, película con María Rojo, José Ángel Bichir y Joaquín Cosío, tuvieron que vender sus pertenencias para terminarla, asegura Tizoc Rodríguez.

Desde diciembre de 2012 se les iban a proveer 5 millones de pesos, por parte de un fondo impulsado por el diputado de Querétaro de extracción priísta, David Dorantes Reséndiz.

Dicho fondo iba a ser constituido con aportaciones de empresarios vía Impuesto Sobre la Renta, pero nunca llegó nada.

Jirón de niebla se filmó en el primer trimestre de 2013 y apenas hace dos semanas pudo ser terminada por sus creativos. Habla Tizoc Rodríguez, hijo de la leyenda cinematográfica, Ismael Rodríguez, quien fungió como productor y responsable de sonido.

“Nos metió en problemas ese político, no vuelvo a creer en uno independientemente del partido, son gente que usan muy bien su lengua, para su beneficio”, dijo.

“Vendimos todo, casa, carros, para poder terminarla”, agregó.

Jirón de niebla, original de Carlos Enrique Taboada, aborda la historia de un adolescente que empareda a su tía y, aún así, ella sigue apareciendo.

Está bajo la dirección de Julio César Estrada (Cañitas) y la coproducción de Estrella Medina.

El equipo se trasladó a Querétaro a invitación expresa, para arrancar el proyecto encabezado por el legislador local. Debido a la falta de dinero, recuerda Tizoc, los costos se incrementaron. De 28 a 30 millones de pesos que costaría; la cantidad se elevó al no poder sostener acuerdos, por el retraso.

“Ahora es de recuperar, ya no ganar, es tratar de recuperar algo por que los costos financieron de esos tres años de trabajo, ya ninguna película paga.

“Por ejemplo, había un paquete de posproducción con los Estudios Churubusco que a la mera hora no pudieron respetar porque no pudimos cumplir con los tiempos de la posproducción”. Añade que tardaron un año en pagarle al hotel, en Querétaro, que utilizaron por mes y medio durante la filmación de la película.

Con miedo. Ahora, mientras Jirón de niebla busca distribuidor, en el mismo rubro se encuentra La cueva del diablo, coproducida por Rodríguez, meses antes.

La cinta, con actores desconocidos, es un documental ficticio sobre jóvenes que desaparecen en uno de estos sitios naturales, permaneciendo sólo pruebas en video de lo que ocurió.

“Cuesta venderla por falta de un casting visible, pero ahí vamos, no es cara y esa sí se recuperará bien”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS